Sostiene Agobardo

Vivió entre los siglos VIII y IX. Fue obispo de Lyon durante un cuarto de siglo, hasta su muerte. Parece que era español y puede que, en particular, catalán. Escribía en latín y ahora se acaba de traducir por primera vez al español su obra Sobre el granizo y los truenos (Siruela). Merece un comentario. Ustedes juzgarán.

En estas breves páginas arremetía contra una superstición muy extendida, la de quienes creían en Magonia, tierra de magos de donde provenían navegantes aéreos que daban regalos a los tempestarios (especializados en enviar tempestades) y que, a cambio, recibían productos agrícolas.

Hace doce siglos, Agobardo se cargaba de sentido común contra los errores que dominaban en muchas mentes. Cegados por la necedad, la mayoría de la gente creía que los granizos y los truenos podían ser hechos por la voluntad humana.

sostenía que era tal la estupidez que “oprime al mundo miserable que los cristianos creen ahora cosas tan absurdas como nunca antes nadie hubiera podido alentar a creerlo a los paganos ignorantes del Creador de todas las cosas”. El mundo sigue girando casi igual. ¿Querremos aprender?


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo