Sánchez y los 55 días en Pekín

Qué películas aquellas de los sesenta y los setenta, aquellas superproducciones épicas, con todos los buenos actores de la época. Estas Navidades estuve revisitando algunas, cómo la famosa ’55 días en Pekín’ de Samuel Broston, con Ava Gardner, David Niven, Charlton Heston y el fugaz papel de Alfredo Mayo.

No sé por qué los andares de Charlton Heston me recordaron a los de nuestro presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Antes de que alguno formule el chiste fácil, les diré que Heston en esos años era un militante por los derechos civiles de los afroamericanos, se había manifestado bastantes veces con Martín Luther King, un respeto.

Pero lo que me ha decidido a escribir este artículo son las tertulias de las comidas navideñas. ¿Sánchez no hace nada? ¿Por qué hay que apoyar al PSOE? Y ello entre gente de izquierdas…

No soy yo, desde luego, el autorizado a hacer una defensa del Gobierno de España, pero al menos veamos lo que les pasa a los protagonistas de ’55 días…’: Lo peor del asedio que sufren Heston y sus chicos es que cunde el desánimo, máxime después de los resultados de las elecciones en Andalucía, donde el muro territorial más importante del PSOE ha caído.

De paso nos han mostrado por dónde irían los futuribles pactos del Ciudadanos, con el PP y con VOX. Al menos ya vislumbramos lo que la derecha ‘zombieaznarista’ nos puede ofrecer. Veremos si la Izquierda puede reconducir la situación después del 26 de mayo.

Recordemos que Europa, como concepto, y muy específicamente el Estado de Bienestar está siendo analizado con bisturí para ser destruido. Los cursos de Steve Bannon de Trumpismo’ por correspondencia hacen furor entre los nacionalpopulistas europeos (también entre los de ese entrañable dúo Puigdemont &Torra, que como los clásicos Pecos cantan los mismo repertorios. Por cierto, entrañables los programas navideños de “Cachitos de plomo y hierro”).

Uno de los pocos líderes europeos que ha mantenido la barricada del progresismo en Europa ha sido Sánchez, estando al contraataque de los Boxers chinos del PP. Rompiendo un Gobierno absolutamente vinculado a procesos de corrupción y de ineficacia. Defendiendo elementos sociales clave, dando solidez y aplomo en los foros internacionales, sentándose a hablar incluso con los enloquecidos que quieren quemarlo todo.

Fue muy acertado ese Consejo de Ministros de Barcelona. Aparte del aumento del salario mínimo interprofesional se hizo una foto de tranquilidad que el tejido económico agradece. Esta Izquierda Ibérica es la única que no se ha escondido debajo de la cama como el resto de la socialdemocracia europea: el SPD pidiéndole un plato de lentejas a las ‘tietas’ Merkel y Annegret, Corbin “cagaduptes”, Italia controlada por su Ministro de Interior. ¿Por cierto dónde está la izquierda en Francia? ¿O está con el chalequito amarillo?

A este progresismo ibérico que Sánchez representa hay que darle una oportunidad, apoyar esa mala salud de hierro que siempre ha tenido el PSOE. La resistencia social y la fe en la izquierda alguien la tiene que mantener. En la actual debilidad puede radicar su fortaleza.

Sí es cierto que Sánchez se ha perdido con los símbolos, enfrentándose al ‘lobby’ franquista, no siendo más contundente con el “Racó dels avorrits” de Waterloo, y dejándose llevar por el diseño Vogue de los Ministerios. Bueno el papel el de los ministros Borrell y Ábalos en espacios de gestión que fueron abandonados a su suerte.

Aprovecho para alertar: mucho cuidado Miquel (Iceta) con la responsabilidad y la razón política, es difícil llegar a acuerdos con personas como Torra, que han leído mucho a Hofmann y el Romanticismo alemán pero poco a Locke, el desastre está servido, sobre todo antes de algunas fotos preelectorales…

Recuperemos el control de nuestra sociedad, pactemos socialmente, regeneremos la socialdemocracia, así podremos mantener los muros de nuestro asedio pequinés, no riamos las gracias a los “partidos del cabreo” o a las revueltas de parvulitos. Está claro que aquí nadie nos va a venir con refuerzos desde fuera para apoyarnos en el asedio, como en ’55 días en Pekín’.

Nicolás Cortés Rojano


En ‘Barcelona es España’ Josep Bou repasa su vida y sus ideas para la ciudad de Barcelona. El autor es el director de elCatalán.es, Sergio Fidalgo. Los interesados en adquirir este libro lo pueden comprar en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.