Puigdemont nos conduce al enfrentamiento civil

Quim Torra, con su empeño de nombrar como consejeros a políticos huidos o en prisión, ha demostrado que no quiere gobernar Cataluña, sino que lo que busca es agitar Cataluña, que sea ingobernable, que la tensión social se dispare y que el enfrentamiento entre catalanes llegue a la máxima expresión.

El nuevo presidente de la Generalitat no hace más que seguir las directrices de su antecesor, Carles Puigdemont, empeñado en el “cuánto peor, mejor”, en llevar a Cataluña hacia el precipicio e intentar pescar lo máximo posible en unas aguas revueltas que esperan se lleve por delante a Esquerra Republicanca.

Puigdemont sabe que si no quiere pasar a la “papelera de la historia”, como le pasó a Artur Mas, ha de mantener el relato del “presidente y el gobierno legítimo”. Por eso escogió a un candidato como Quim Torra, cuyo perfil xenófobo le impide tener un largo recorrido político.

Torra es un ‘president’ provisional, no solo por depender de Puigdemont, sino porque sus apoyos sociales son ínfimos por su supremacismo. Solo cuenta con el aval de Puigdemont y cuándo este decide que ha llegado a su fin para convocar elecciones, le dejará caer.

El egoísmo político de Carles Puigdemont sigue llevando a la sociedad catalana al abismo. En vez de intentar recoser las heridas, se están profundizando.

Los enfrentamientos entre vecinos son cada día más frecuentes y si no se frena la escalada de la tensión, el panorama no será nada bueno.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo