El Ayto. de BCN no respeta los derechos de los castellanoparlantes

Foto: Edorta Moreno

El PP impugnó a finales de 2009 el Reglamento Lingüístico del Ayuntamiento de Barcelona ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña porque ya “subordinaba el castellano al catalán”. Una impugnación que ganó en una sentencia que anuló una serie de artículos (sentencia 316/12) que obligaban a la persona que quería las notificaciones o la documentación del consistorio en castellano a solicitarla explícitamente, de manera que el castellano quedaba subordinada en un segundo plano.

Pero esta sentencia ganada por el PP no se está cumpliendo, ya que el consistorio no ha corregido el Reglamento Lingüístico y continúa dirigiéndose a los ciudadanos únicamente en catalán en la mayoría de las comunicaciones, discriminando el castellano. Todo pese a que, como corrobora una encuesta realizada por GESOP en abril, el 94% de los barceloneses encuestados quieren que el Ayuntamiento se dirija a sus ciudadanos en las dos lenguas, castellano y catalán, para que el barcelonés tenga libertad de elección y no se vea obligado a escoger.

Así, tal y como destaca la portavoz popular en el consistorio, Àngels Esteller, “el Ayuntamiento de Barcelona no respeta el derecho de los castellanohablantes, porque tiene un Reglamento Lingüístico que subordina el castellano al catalán”. Precisamente el Partido Popular ha insistido al Ayuntamiento en muchas ocasiones que corrija este Reglamento Lingüístico y que lo adapte a la sentencia, pero el gobierno municipal todavía no se ha puesto manos a la obra.

Según la regidora popular, el ejecutivo de Ada Colau les respondió que “podían hacerlo, pero que no lo están cumpliendo”. De tal manera que, afirma Esteller, “nos encontramos por ejemplo con que los pliegos de cláusulas o concursos obligan a las empresas a presentar la documentación en catalán, cosa que, según la sentencia, no se puede hacer”. Una práctica que el concejal popular Javier Mulleras ya intentó reformar sin éxito, porque, consideran los populares, “en el fondo debe regir la libertad”.  Además, desde el Partido Popular llevan desde el 2013 solicitando que las señales de tráfico e información de la ciudad sean en ambas lenguas, propuesta que tampoco se ha llevado a cabo.

Carteles en árabe pero no en castellano

También se discrimina el castellano en los carteles del Consejo de Barrio del Raval, que están disponibles en catalán, árabe y tagalo, pero no en la lengua de Cervantes. La web de la institución pública todavía es menos plural y solo se encuentra en catalán.

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Paco Sierra, espera que “se acabe imponiendo el modelo de educación trilingüe y que lo que es normal en nuestras calles, se refleje también en nuestras instituciones” y pone como ejemplo de resistencia de Joan Manuel Serrat, “que, al preguntarle por qué cantaba durante el franquismo en catalán y en democracia en español, sentenció: ‘Porque me expreso mejor en la lengua que no me imponen'”. Una imposición que sufre, tal y  como denuncia Sierra, también el grupo municipal de Ciudadanos, ya que “las propias iniciativas, sean ruegos, preguntas o proposiciones, que nosotros presentamos en plenos o en comisiones son traducidas del español al catalán, y hasta a veces desvirtuándose el contenido de las mismas”.

“Con ello nos podemos hacer una idea del respeto de las instituciones catalanas para con el idioma que hablan, según el Instituto Cervantes, más de 450 millones de personas, siendo la cuarta lengua del mundo por número de habitantes nativos y el segundo idioma de comunicación internacional”, destaca el concejal. Desde el grupo de Ciudadanos también critican las convocatorias de los Consejos de Barrio de diversos distritos que se hacen en catalán, árabe y otros idiomas, menos en castellano, el idioma más hablado en Barcelona y a la vez el más ignorado y maltratado por las instituciones.

¿Qué piensan los otros grupos parlamentarios?

Por otra parte, el regidor no adscrito en el consistorio barcelonés y portavoz de Demòcrates de Catalunya en Barcelona, Gerard Ardanuy, considera que “el reglamento es garantista respecto el uso del catalán y el castellano, ya que cualquier ciudadano es atendido en las dos lenguas oficiales en Cataluña”.

Desde el Grupo Municipal Demòcrata consideran que, pese a lo que se ha explicado, “la relación lingüística del Ayuntamiento con los ciudadanos se desarrolla en plena normalidad, el papel del castellano en la relación entre el Ayuntamiento de Barcelona y los ciudadanos es el adecuado y responde a la realidad de la ciudad”. “Los derechos de los castellanoparlantes están plenamente garantizados en su relación con la administración local”, aseguran.

El PSC considera que “el Ayuntamiento de Barcelona dispone de un reglamento de usos lingüísticos que tiene como objetivo prioritario el respeto de las lenguas habladas por los ciudadanos y ciudadanas”. En este sentido, afirman que “el Ayuntamiento hace uso tanto del catalán como de los castellano en sus relaciones con los ciudadanos”.“Los ciudadanos castellanoparlantes tienen garantizados sus derechos lingüísticos de manera eficaz, porque este es uno de los objetivos del reglamento de usos del Ayuntamiento, a día de hoy no nos consta que haya quejas sobre el respecto al castellano por parte de la administración municipal”, declaran.

Los socialistas catalanes afirman que “siempre se ha considerado el respeto y la convivencia de las dos lenguas mayoritarias de la ciudad como un elemento muy importante a preservar, y siempre hemos sido contrarios a aquellas acciones que han querido enfrentar lingüísticamente a los barceloneses; en nuestra ciudad ha habido y hay convivencia entre castellano y catalán, entendemos que es un bien precioso que hay que preservar y en esto el Ayuntamiento creemos que ayuda”.

El grupo municipal de ERC, por su parte, ha rechazado hacer declaraciones.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo