Lluís Llach, de perseguido a censor

Hasta Lluís Llach, uno de los iconos del antifranquismo más reconocidos en toda Europa, ha acabado arrastrado en el lodo del proceso secesionista. Que un diario de izquierdas, poco sospechoso de connivencia con el Gobierno de Mariano Rajoy, como Libération, titule una información “Lluís Llach, de cantante amenazado a diputado amenazador” demuestra que casi nadie en la Unión Europea se cree lo de la “revolución de las sonrisas”.

Este medio de referencia para la izquierda francesa se ha mostrado extrañado por la metamorfosis de Llach y del “lenguaje amenazante del artista del eterno gorro de lana negro” que ha utilizado “en repetidas ocasiones en toda Cataluña en conferencias”. Para este medio el diputado de Junts pel Sí ha pasado de “icono de la protesta” durante el franquismo a “censor” que dicta “consignas” que si no son respetadas pueden ser “sancionadas” por una hipotética República catalana.

El diario mimetiza al ex cantautor con los antiguos censores franquistas. Y es lo que es Llach, porque los secesionistas no tienen nada de demócratas. Incumplen las leyes democráticas, se arrogan una representatividad que no tienen, señalan quien forma parte del “pueblo catalán” y quien no. Sus mentiras y su propaganda están cada día más al descubierto. A nivel internacional ya no engañan a nadie, solo consiguen los apoyos de aquellos a los que pueden comprar.

 


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo