La función administrativa (y 3)

En mi anterior artículo “La Función Administrativa (2)”, dejaba pendiente el tema de la transparencia en La Administración. Dadas las limitaciones de un artículo, voy a ir al grano y transcribir textualmente el primer párrafo del preámbulo de la ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia:

La transparencia, el acceso a la información pública y las normas de buen gobierno deben ser los ejes fundamentales de toda acción política. Sólo cuando la acción de los responsables públicos se somete a escrutinio, cuando los ciudadanos pueden conocer cómo se toman las decisiones que les afectan, cómo se manejan los fondos públicos o bajo qué criterios actúan nuestras instituciones podremos hablar del inicio de un proceso en el que los poderes públicos comienzan a responder a una sociedad que es crítica, exigente y que demanda participación de los poderes públicos.

Y en este párrafo creo que se resumen todos los deseos que un ciudadano podría exigir a una Administración que le satisficiera y respetara. Y ese espíritu prevalece en el redactado de las leyes, en general, que regulan la relación Administración-Ciudadano, así que no es cuestión de leyes, sino de su aplicación. La única crítica es la falta de concreción, que podría desarrollarse en reglamentos de nivel inferior, pero vayamos a la práctica. ¿Qué es lo que encuentra el ciudadano cuando busca información?

Entro en la Web del Ayuntamiento de BCN (lo he ensayado en otros ayuntamientos), sección transparencia. Me encuentro con una estructura en árbol progresivamente compleja, por la que te has de mover por las ramas, con someras indicaciones hasta llegar a los límites de la información que está disponible. Echo de menos una función búsqueda mucho más eficiente, pero con tiempo y trabajo puedes llegar a tu destino, o hasta el límite disponible. Tenemos concursos, expedientes, presupuestos, etc. hasta cierto nivel, pero nunca hasta el fondo.

Obtienes gráficos de quesitos, con porcentajes, tanto en gastos como ingresos u otros conceptos. Puedes ver las subvenciones, en valores absolutos. Los contratos realizados con empresas, en número y coste, pero ahí chocas con el límite de la transparencia disponible. No he podido, o no es posible o la dificultad es extrema, acceder a las nóminas (son nuestros empleados), facturas, memorias de proyectos y sus presupuestos desglosados, retornos de inversiones y en general, todo lo que constituye la base funcional, la cimentación, de toda empresa ya sea grande o pequeña. A partir de los quesitos nos lo tenemos que creer.

El Ayuntamiento de BCN es una empresa de ~2700M€/año. Es grande y compleja, y el esfuerzo de transparencia no es pequeño, pero si no llega hasta el final, resulta insuficiente y por tanto inútil. Como una casa sin tejado que no puede cumplir su misión. Inditex, por ejemplo, la empresa textil fundada por Amancio Ortega, mueve bastante más de 20.000M€/año, y no creo que Hacienda le permita presentar una declaración de renta que acepte quesitos con proporciones de gastos e ingresos que se deba creer.

Hacienda sabe perfectamente que esa política sería fuente de fraude y corrupción inevitable. Y catastrófica para el Estado si se generalizase a todas las empresas y particulares. Hacienda exige llegar hasta la última factura. Todo movimiento debe estar documentalmente justificado. Y eso es transparencia. Y el resto no.

Si se admite una fase opaca, se corrompe todo el proceso. Como cuando en una cadena falla un eslabón. Así que para cumplir la declaración de intenciones que he transcrito al principio del artículo, es preciso llegar hasta el final. No puede haber medias tintas. O se es o no se es transparente. Y dCIDE piensa que la Administración debe ser tan transparente para el ciudadano como el ciudadano lo es para la Administración.

En realidad, bien pensado, debería ser más, puesto que el ciudadano es quien la paga, y por lo tanto a él se debe, y en contrapartida, muchos asuntos del ciudadano que caen dentro de su órbita personal no deberían ni existir para La Administración (pero éste, es otro tema).

Así que el plan dCIDE, si alcanzase la alcaldía de Barcelona se resumiría en los siguientes puntos iniciales, desarrollados en éste y en los anteriores artículos, y que se basan en la filosofía de empezar por arreglar los problemas propios, de la función política y administrativa, antes de pretender arreglar los problemas de los demás. Y son los siguientes:

1.- Responsabilizar de sus decisiones a los políticos de ámbito municipal en la medida que el Ayuntamiento tenga atribuciones.

2.- Establecer la figura del funcionario personal (o de cabecera), al cual se dirigirá siempre el ciudadano para cada trámite, que se responsabilizará de los resultados de la gestión.

3.- Establecer, basándose en la figura anterior, la trazabilidad de cualquier gestión o procedimiento municipal.

4.- Establecer la carrera profesional del funcionario, por méritos, en base a los resultados de su gestión ya monitorizada.

5.- Establecer la transparencia total de la gestión y contabilidad municipal, al mismo nivel que Hacienda exige a los ciudadanos.

Hecho lo anterior, podremos hablar de lo que dCIDE podría hacer por los ciudadanos con el dinero que confían a las instituciones para que resuelvan sus problemas. Pero esos son otros asuntos (que escapan a éste artículo), donde también seremos profesionales. Todo proyecto debe ir con su presupuesto. Eso es lo que sucede en la vida real, donde la gente responde. Otra cosa es populismo que ya sabemos como acaba. Y todo proyecto de La Administración debe partir del hecho de que en la mayoría de los casos trata de problemas humanos, más que técnicos.

Juan José Ibáñez. Ingeniero Industrial. (@JuanJosIbez1)

Candidato dCIDE a la alcaldía de Barcelona


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.