Cataluña, el relato por concretar

El jueves 26 de octubre de 2017 seguramente algún escriba del nacionalismo ya lo ha subrayado como una fecha histórica para el independentismo y ahora solo falta evaluar su importancia en comparación con el día de antes o con prometedor viernes 27.

Llevo todo el día curioseando en redes sociales, viendo la televisión (cambiando de cadena casi convulsivamente, esquivando las emisoras oficiales de Cataluña), haciendo algunas notas tirando de los restos de ironía, en un intento vano de soportar la realidad deplorable.

Cada vez más comentaristas y opinadores, a lo largo del día, hablan más de una situación ridícula o surrealista. En el fondo debe ser para no abandonar la silla avergonzados después de hacer unas cuantas previsiones absolutamente equivocadas o comentar rumores a cuál más delirante.

Los nacionalistas querrán hacer el relato a su medida. Rendidos lo que nos tienen que explicar que pasa, habiendo fracasado en ello, prevalecerá lo que ellos quieren explicar, una vez más. Así llevamos años, pero este último ha sido el fundamental.

Si hacemos memoria, el relato nacionalista tiene componentes sencillos en su construcción. Es clave que así sea, pocas ideas, comprensibles y repetidas. Ni argumentos ni datos comprobables. Sí repetición y saturación de la audiencia por todos los medios. Es un relato de propaganda, para la seducción, no para la adscripción sensata. Sentimientos, emociones y gran disposición medios de difusión y dinero.

Las mentiras pueden ser rebatidas si se parte de la manipulación de temas concretos, de datos. Pero con o sobre sensaciones, es mucho más difícil.  Es inútil discutir con alguien que te dice “no nos quieren”. O, “nos roban”. O “nos tienen envidia”. O “quieren perjudicarnos”. Solo cabe negar y así no se convence.

Insisten que todo se inicia cuando el TC elimina parte del Estatuto de Cataluña que fue votado por los catalanes. Y callamos. Curioso no haber dicho estos años que a CDC no se le ocurrió tocar el Estatuto, que fue una propuesta de los socialistas en clave electoralista y que fue salvado “in extremis”, en el Parlamento de Cataluña, cuando después de la famosa intervención de Maragall acusando de la corrupción del 3% a Convergencia, estos obligaron a retirar estas insinuaciones a cambio de darle soporte para aprobarlo.

Imaginemos que esto se hubiera usado para el contra-relato. Es una pista sobre el posible cambio que supondría. Todo se inició con una coacción política para tapar la corrupción institucional. Cambia un poco, ¿no?.

Si nos venimos a épocas más cercanas. “España nos roba”, frase ingeniosa par su relato. El libro de Borrell sobre las mentiras del nacionalismo,[1] fue un loable esfuerzo, pero no sirvió de contra relato. Datos contra sensaciones.

La primera vez que el contra-relato ha funcionado ha sido este mes de octubre. No lo han hecho los grupos políticos, estos divididos delante del granítico bloque nacionalista, actúan con poca coordinación en temas de coincidencia y compartibles. Ha sido desde lo civil, asociaciones y personas actuando en “contra-propaganda”, y ha funcionado. Videos, fotografías, han destacado coacciones, adoctrinamiento de niños, comportamientos incívicos y desmentido montajes de falsos heridos, desmontadas las mentiras del video “Help Catalonia” y cuando la gente ha colaborado y ha difundido, hasta la prensa internacional ha rectificado después de ser intoxicada por el aparato de propaganda nacionalista.

¿Y hoy, cuál será el relato? Hoy este inolvidable día de citas y contracitas propias de una película de los Marx, seguramente nos ofrecerá elementos que no hay que desperdiciar: Lo que realmente ocurría mientras nos entretenían, ahora aún en parte oculto pero que sin duda servirá para el contra relato. Atentos.

No tienen salida y lo saben. La justicia seguirá implacable impulsada por las múltiples investigaciones y denuncias. Los Jordi ‘C’ y ‘S’ continuarán en prisión y serán enjuiciados. Trapero y los Mossos seguirán investigados y se producirán acusaciones serias. El gobierno autonómico será cesado y todos los miembros tendrán que responder de sus actos. Igualmente, cargos de confianza. Parlamento, presidencia, mesa y parlamentarios igualmente. Subvenciones para la agitación. Subvenciones a medios públicos y privados, organización de actos, logística, subvenciones a personas y entidades serán investigados y aparecerán irregularidades y responsables. Contratos de lobbies, campañas de prestigio y desprestigio en ámbitos internacionales, en redes. Empresas favorecidas para contrataciones especiales, informática, equipamientos de seguridad, etc. Cuentas de asociaciones y plataformas colaboradoras con la secesión, movimientos de dineros de patrocinadores privados, de empresas…  para empezar.

Entonces uno se pregunta, confirmado ha habido negociaciones estos días y no han fructificado y conocido el panorama que espera, ¿podemos creernos que estos temas no se hayan tocado e intentado negociar?: DUI y 155 o Elecciones e Impunidad. . Datos para el relato, no nacionalista, a confirmar…

José Luis Vergara

[1] “Las cuentas y los cuentos de la independencia” Josep Borrell y Joan Llorach. Ed. Catarata

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo