Cataluña: el proyecto independentista visto desde Suiza

Visto desde Suiza, la lectura de los acontecimientos en Cataluña no es sencilla. Especialmente porque cuesta entender las reivindicaciones de los independentistas. Eso sí, hemos entendido que se quejan de lo que se llama la ecuación financiera. Las regiones más ricas ayudan financieramente a las más pobres.

Observemos que el principio de solidaridad es la esencia misma de la construcción de la Unión Europea (UE). Aunque muy loable, este mecanismo no es de sentido único. Existen compensaciones directas e indirectas a favor de los mayores contribuidores. En Suiza, funciona exactamente igual que en España.

Se ha de recordar que cuando Alemania ayudaba financieramente a España a través de fondos de cohesión europeos también Cataluña le sacaba un beneficio. Por su parte, también se benefició la economía alemana gracias a la caída de pedidos importantes para su industria.

En resumen, quedémonos con la idea de que los separatistas son egoístas y mezquinos. Sin embargo, a estas alturas, es legítimo preguntarse por la naturaleza de su proyecto de sociedad. Más incomprensible aun es la adhesión a la causa separatista de algunos partidos políticos de izquierdas en toda Europa. Y eso que no hay nada de social ni de solidario en el proyecto secesionista.

Otro punto incomprensible desde Suiza es la referencia a una supuesta opresión en la autonomía catalana. Por mucho que busquemos, no la encontramos. Salvo los chantajes, las estigmatizaciones y otras presiones astutas que sufren – por parte de los independentistas – algunos funcionarios y comerciantes catalanes que no lo son. Métodos de delincuentes que son más delitos de derecho común que otra cosa. Algunos nos hablan del régimen de Franco. Pero Franco murió hace más de cuarenta años. Naturalmente, el deber de la memoria permanece.

Pero nadie está legitimado para aplicar maltratos que no haya vivido. Sino, sería una espiral sin fin. Es una lástima, parece que esta temática se está utilizando con fines propagandísticos, faltando el máximo respeto a las víctimas de la época. El 21 de marzo pasado, cuando Carles Puigdemont fue acogido como una estrella en Ginebra, en el festival del Film y Fórum Internacional sobre Derechos Humanos (FIFDH) – lo que fue para muchos de nosotros una vergüenza – no olvidó recordar a las víctimas de la represión franquista delante de todo un grupo de periodistas llegados del mundo entero.

Lo que olvidó precisar el líder es que según los datos remitidos al juez Baltasar Garzón el 22 de septiembre 2008 por las asociaciones de Recuperación de la Memoria Histórica, Cataluña no es la zona de España que más sufrió. Aquí también, visto desde Suiza, todo eso es difícilmente comprensible. Al fin y al cabo, ¿el proyecto independentista contiene algo más que victimismo y propaganda? Esta pregunta es necesaria, dado el número de miles de personas que parecen haberse radicalizado en los últimos años.

En todo caso, «España nos roba» y el «victimismo» no podrían constituir un programa político. Y aun menos una visión alentadora. Imagínense: aplicado a la pareja, ¿os comprometeríais con una persona quien es incapaz de cuestionarse a sí misma, que practica la victimización permanentemente y conflictos con los vecinos, que llegaría hasta falsificar la programación TV, la lista de compras y el libro de recetas de cocina todo el día?

Porque si hay algo difícil de digerir tanto en Suiza como otros países, es la manipulación de la historia y la politización del sistema educativo. En la escuela nos enseñan a pensar por uno mismo. Y no nos dicen como pensar. Es el momento de redescubrir a los filósofos como René Descartes – la duda – y Baruch Spinoza – ver las cosas tal y como son realmente, lejos de la fantasía. Esta es una lectura desde Suiza del proyecto independentista. Es una lectura que sin duda es compartida por una gran cantidad de personas que ahora pegarán un puñetazo sobre la mesa frente a toda esta herejía y gritarán “¡Basta ya!”

François Meylan,
Empresario, político y autor.
Fundador de «Catalunya peuple d’Espagne», comité suizo de resistencia a la propaganda independentista catalana


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo