Sostiene Zenobia Camprubí

Fue la mujer de Juan Ramón Jiménez durante cuarenta años, hasta su muerte. Era barcelonesa, se conocieron en 1913 en Madrid y se casaron tres años después en Nueva York. Zenobia Camprubí era traductora. Con cincuenta años de edad comenzó a escribir un Diario, unas mil páginas que fueron publicadas muchos años después de fallecer. Su marido no sólo era un poeta muy sensible, sino un hombre depresivo.

En sus páginas íntimas, Zenobia no tiene malas palabras pero expresa los defectos que le duelen. De Juan Ramón dice que “sufre por sus propias manías, que también contribuyen a deprimirlo”, decía que era generoso y que descartaba las oportunidades de hacer dinero.

Zenobia sostenía que a medida que pasaban los años se daba cuenta de que amaba más y más: “¡cuánta alegría me ha dado en la vida la hermosura! ¡Gracias a Dios las mejores cosas no cuestan nada!”. “¡Qué paz y qué tranquilidad! ¡Quisiera poder estirar esta vida hasta el infinito!”. Hay mucha ignorancia sobre el valor de la hermosura callada y tranquila.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo