Un ‘prietas las filas’ que no convence

Sigue la huida hacia adelante de los ex convergentes, que han batido un récord mundial. En poco más de un lustro se han cargado una maquinaria perfecta de poder, que dominaba la política local con mano de hierro, y que ha sido hegemónica en la política autonómica y decisiva en el ámbito nacional durante casi cuarenta años. La locura, porque ya no se puede definir de otra manera, de Carles Puigdemont en ser un presidente empeñado en saltarse todas las leyes de un país democrático como España, no solo está dividiendo a la sociedad catalana, también está destrozando su partido.

Por mucho que Neus Munté, o Josep Rull, o Jordi Munté, o el resto de la cúpula del partido pujolista intenten vender un ‘prietas las filas’ y justificar la última crisis de Gobierno provocada por Puigdemont, la herida es profunda. Toda la política catalana ha quedado paralizada para intentar organizar una consulta que no se podrá llevar a cabo.

Las últimas acciones de la Justicia y de la Fiscalía han dejado claro que no van a permitir nada parecido a una nueva edición del 9N, y el Estado de derecho se ha puesto en marcha, al fin, para evitar nuevos actos de rebeldía por parte del Ejecutivo autonómico. Y en la antigua Convergència se ha instalado el estado de pánico.

Mientras Esquerra crece, el PDeCAT mengua. Este es el gran negocio que han hecho los ex convergentes. De momento han aceptado la penúltima ocurrencia de Puigdemont. Pero por mucho que haya integrado dentro del Gobierno catalán a un peso pesado como Jordi Turull la herida está abierta. Oriol Junqueras está con su paquete de palomitas viendo la película y disfrutando. Se sabe ganador de esta crisis de Gobierno y de todas las que pueda provocar un presidente de la Generalitat que ha demostrado no tener habilidad ni para dirigir la política catalana ni para liderar su partido. Es un ‘presidente por accidente’ que se convertirá en el enterrador de la obra que inició Jordi Pujol hace más de cuatro décadas.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo