No te metas en “sus cosas”

Hace años en uno de mis viajes por trabajo al norte de España, en una población del País Vasco viví dos experiencias que recuerdo perfectamente, una es la que traigo hoy a colación respecto de la camarera gallega de una pizzería.

Tras acabar las visitas profesionales estaba realmente cansado, en una población mediana tirando a pequeña, en invierno y como estaba fatigado y no me emociona ir al cine (tampoco creo que hubiese) decidí cenar pronto e irme a descansar al hotel.

A las 8 de la tarde lo único que estaba abierto, y desierto, era un pizzeria y allí entré. Como he dicho yo era el único cliente a esa hora tan temprana y enseguida vino la camarera a atenderme; escogí la pizza (seguramente la cuatro quesos que por entonces era mi favorita) y le pedí la bebida.

Enseguida le noté el acento gallego y con esa pregunta entablamos conversación confirmándome que efectivamente era de allí. Le pregunté como acaba una gallega en una pizzería del País Vasco a lo cual contesta que con el paro agotado buscó trabajo donde había y se vino allí.

Dado que era la época en que ETA estaba activa y que los carteles de presos llenaban la plaza mayor del pueblo, le pregunté si se sentía segura; su contestación es lo que me impresionó y me hizo reflexionar en la situación que se vivía en esos días bajo el terror de ETA.

“Aquí se está bien, es muy seguro, yo salgo cada día a las dos de la madrugada y voy segura por la calle, nunca he tenido ningún problema ni sensación de inseguridad, mientras no te metas en sus cosas aquí se está seguro, aquí se vive bien”.

Yo no pude por mas que pensar que eran “sus cosas” y que si un día había un vasco independentista que quisiese su puesto de trabajo que pasaría, pero lógicamente me abstuve de hacerle esa pregunta. Dejé la conversación ahí pues tanto la pizza como yo nos habíamos quedado fríos.

Repito la frase: “Mientras no te metas en sus cosas aquí se está seguro, aquí se vive bien”. Esa situación cambiando terrorismo armado por coacción social lo hemos vivido (y aún no superado) en Cataluña, aquí si “no te metías en las cosas de los independentistas” te contrataban las administraciones publicas autonómicas y locales, si eras funcionario podías ascender, estabas bien visto, podías trabajar en TV3, etc…

Pero si te metías “en sus cosas” entonces pasabas a ser el enemigo: se acabó el aumentar de categoría si no bajabas al minuto de silencio, si expresabas opiniones contrarias o dabas muestras de una adhesión fría quedabas fuera del circuito aunque tuvieses 8 apellidos catalanes y hubieses defendido el catalán y a Cataluña toda la vida. Se acababa el estar bien visto.

Esa frase me recuerda siempre que el mejor colaborador de cualquier injusticia y de cualquier tiranía es el silencio cómplice, son aquellos que callan y cierran los ojos ante la injusticia que se le hace a otro.

Por eso el que los catalanes no independentistas hayamos salido a la calle para dar la cara y expresar nuestra opinión es muy importante y lo es también el que frente a frases y acusaciones que no compartimos respondamos, no con el silencio, sino con el comentario sereno y tranquilo de “pues yo no estoy de acuerdo” porque el futuro de Cataluña no pasa por “no meterse en sus cosas” pasa por defender la pluralidad y diversidad de ideas y convicciones de todos los catalanes.

TNN – Transversal No Nacionalista –

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo