Las gambas subvencionadas y el Sr. Torra

El otro día nos complacíamos con las maravillosas imágenes del flamante Presidente de la Generalitat, en uno de sus nuevos periplos por el territorio catalán. Quim Torra recayó su honorable presencia en Girona, en Palamós, concretamente.

Podemos ver las imágenes de unos alegres contertulios en la Llotja, riendo entre copas de cava y degustación abundante de productos locales, en este caso la afamada gamba de Palamós. Todo muy alegre, creo que fue el mismo día en que se veían las imágenes de los anteriores consellers presos en Estremera.

Supongo que el Gremio de pescadores y el presidente de la cofradía informaron al President de que el Gobierno del Estado ha ampliado, cinco años más, un plan para regular las capturas de los ejemplares más pequeños, a la vez que cuida el ecosistema y mejora los ingresos de los pescadores.

Una planificación realizada en conjunto entre estos profesionales y el Ministerio de Agricultura y Pesca, una excelente muestra de trabajo desde la administración y el respeto a los trabajadores y al Medio.

La subvención pública es un buen instrumento para apoyar sectores profesionales, asociaciones o actividades ciudadanas que enriquecen a la comunidad. Son una manera de que la administración pública gobierne problemas que el Mercado o el azar malogran. Ese día el Sr. Torra pudo degustar un buen producto, apoyado por sus trabajadores y el Gobierno de su Estado.

Haría bien el Sr. Torra en tomar ejemplo de esa cuidada gamba de Palamós, darse cuenta de que el mar es muy grande y las pobres gambas necesitan de todos los apoyos. Supongo que se entiende la metàfora…

El Ministerio de un Estado cuida a su pesca y a sus profesionales, mientras que sus municipios velan por la divulgación y distribución. Esto es lo más razonable del mundo, que las administraciones trabajen conjuntamente para sus ciudadanos. Algo que últimamente en Catalunya es absolutamente extraño…

El proceso pesquero de la gamba de Palamós ha sido un éxito, de otros procesos no podemos decir lo mismo.

En contraste, observamos las primeras decisiones del Gobierno del Sr. Torra: Por un lado recuperar el gasto de alquiler y dotación para sus sedes de supuesta promoción exterior de Catalunya, conocida como Diplocat (los responsables de estas oficinas cobran igual que un Director General, 82.209 €).

Después, mantener la línea de crédito a organismos como TV3, en claro déficit, así como el mantenimiento de ayudas a entidades de perfil y actividades digamos que” identitarias”. Se percibe, sin mucha dificultad, una gobernanza obsesionada sólo con mantener la propaganda independentista y sin actuaciones de gestión. El resto es trabajo de oficio de los funcionarios.

Ojalá nos equivoquemos….

Algunas administraciones se esfuerzan en mantener los gastos de imagen, imaginando espectadores fanatizados, más que personas necesitadas de servicios. Confiamos que algunas Consellerias, de dónde dependen las políticas sociales, sanitarias, educativas y la famosa Renta Mínima de Inserción (anunciada entre victoriosas trompetas pero sin que se haya invertido un solo euro), estén por trabajar para todos los catalanes. Necesitamos programas de cohesión social, que el Govern se ponga a gestionar, ha habido demasiada “agitación y propaganda” institucional.

Parece otro planeta cuando recordamos la ”Ley de Barrios”, que tanto ayudó a las ciudades de Catalunya, a algunos miembros de este  Gobierno les debe parecer que en ellos viven demasiados “colonizadores hispanoparlantes”.

Sobre la actual moradora de la Consellería de Cultura, que no reconoce el español como idioma de Catalunya, habría que hablar con cierto sosiego, sus palabras son tan peligrosas que ni ella es consciente…

O cuando se castiga moralmente a los Mossos, por no “alzarse en armas” contra el pérfido ”Estat Espanyol”. Tanto hemos destrozado Catalunya, cuando un President vuelve a amenazar con otro absurdo referéndum; sin ahorrarse las “charlotadas” en territorio estadounidense. Es muy adecuado que dicho evento celebrado en Washington se llame “Folklife Festival”, porque nuestro nivel internacional es folclórico.

No hay un conflicto entre “Madrit” y el “Poble català”, que ningún político en la Meseta se confunda, eso no se arregla con los Patricios de Catalunya, con reuniones en el Majestic, negociando prebendas o pingües nóminas.

Esto tampoco es un problema entre unos ciudadanos oprimidos frente a una administración central, es un desgarro entre catalanes, con sentimientos primitivos, azotado por irresponsables luchas partidistas y de clanes. Una fractura interna, dura y dolorosa, dónde hay alguna gente que vive entusiasmada por un sueño que es la pesadilla de todos los demás.

Esto es un conflicto entre catalanes.

Naturalmente, la solución sólo puede venir con un diálogo sosegado y la comprensión del Gobierno español con todos. Acuerdos y convivencia, junto al necesario olvido de las barbaridades cometidas estos años. El resto de posicionamientos, referéndums y demás, o son un engaño o una alucinación.

Mientras “el gironí errante” continúa su absurdo viaje a ninguna parte, aislado y desorientado, como antes estaba la gamba de Palamós.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo