Canvia’t el nom, Mikel

Uno de los fenómenos más curiosos de presentar la independencia como algo atractivo, integrador y moderno es el de la catalanización de los nombres.

Hace tiempo en un artículo se explicaba que la “Paquita” de toda la vida pasó a llamarse “Xesca” cuando la nombraron directora de la coral, pero no solo en el ámbito público, si no que incluso su marido pasó a llamarla Xesca…

Quizás estaban en riesgo las subvenciones, no sé, pero lo cierto es que cuando una persona pasa a formar parte de una asociación, club, entidad deportiva, partido político o administración pública, automáticamente se catalaniza su nombre o se lo catalanizan.

Mi experiencia personal pasa por haber tenido que pedir en diferentes entidades e incluso documentos oficiales que pusiesen mi nombre correcto (pongamos por caso Antonio, no Antoni), pues el empleado o el funcionario de turno lo catalanizaba, quizás por aquello de que el idioma “propio” de la administración en Cataluña es el catalán…

Pero lo curioso es que esto solo sucede o se aplica a los nombres en castellano, pues cuando entra a trabajar un inglés llamado por ejemplo Mikel a nadie se le ocurre escribir en su ficha o llamarlo por su homónimo en catalán Miquel.

En mi opinión esto no es más que otra muestra más de que el independentismo quiere borrar todo lo castellano para tener una Cataluña “pura” y también de que mucha gente sin darse cuenta les facilita el trabajo permitiendo que les catalanicen su nombre sin pedir que corrijan el error, porque esto no sucede fuera de Cataluña y por ejemplo, Albert Rivera sigue siendo Albert en toda España, a nadie se le ocurre llamarlo Alberto, lo mismo sucede con Joan Tardà y otros muchos ejemplos que muestran que la intolerancia es intrínseca al nacionalismo.

Conozco y respeto a muchas personas de diferentes ideologías que han acudido al registro para cambiar su nombre por su acepción en catalán, pero conozco aún más que no lo han cambiado si no que simplemente usan el correspondiente en catalán porque está de moda o porque así se sienten más integrados en Cataluña.

Si es así perfecto, pero por favor vayan al registro y hagan las cosas bien hechas no sea que algún día tengan problemas, por diferencias en el nombre de algún documento o cuenta bancaria cuando vayan al extranjero.

TNT – Transversal No Nacionalista

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo