Ximo Puig ha estado a la altura de la labor de SCC

Los nacionalistas catalanes a la valenciana de Compromís, los socios de gobierno de Ximo Puig, han puesto el grito en el cielo porque el presidente de la Comunidad Valenciana ha entregado, como es costumbre en este galardón, el Premio de Convivencia de la Fundación Manuel Broseta a Societat Civil Catalana en el Palau de la Generalitat.

Diversos dirigentes de Compromís, como el secretario autonómico de Economía, Enric Nomdedéu, han mostrado su malestar. O como Mónica Álvaro, diputada de esta formación, que ironizó con la idea de la “convivencia” de la SCC y divulgó en redes ‘informaciones’ sobre la presunta relación de esta entidad con la extrema derecha.

Para los nacionalistas todos los que no piensan como ellos son “fachas” o “fascistas”, y caen en el ridículo de llamar así a una asociación, Societat Civil Catalana, que movilizó a más de un millón de catalanes en cada una de las manifestaciones que organizó el 8 y el 29 de octubre.

Para Compromís seguro que ese millón de catalanes son también “fachas”. Porque para el supremacismo nacionalista todo el que no piensa como ellos es digno de desprecio. Muy bien por Ximo Puig por no dejarse arrastrar por el sectarismo de sus socios de gobierno. Muy bien por la Fundación Manuel Broseta por premiar la labor de una entidad que trabaja por recuperar el ‘seny’ en la sociedad catalana. Y muy bien por Societat Civil Catalana porque ha visto premiado su buen trabajo.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo