Por el futuro de Cataluña y del resto de España, el 21-D todos a votar (Editorial)

El 21 de diciembre se celebran las elecciones más importantes de la historia reciente catalana. Las sucesivas mayorías nacionalistas en el Parlament pueden acabarse por primera vez dado que un buen número de sondeos pronostican que la suma de los tres partidos secesionistas, CUP, ERC y PDeCAT pueden quedarse por debajo de la mayoría absoluta de la cámara. Al ser unos comicios muy disputados todo puede decidirse por décimas, por lo que cada voto cuenta, de ahí los intentos de los partidos constitucionalistas para que la participación aumente.

El tópico electoral en los comicios autonómicos asegura que los votantes no nacionalistas tienden a abstenerse más, de ahí que los partidos constitucionalistas estén poniendo toda la carne en el asador. La dificultad de que se pudiera formar un gobierno no secesionista es evidente, porque los ‘comunes’ no están por la labor, de ahí que la única posibilidad que un ejecutivo de esta naturaleza sea posible es que estos tres partidos alcancen los 68 diputados que conforman la mayoría absoluta de la cámara.

No será fácil, pero tampoco es imposible. Las multitudes que salieron a la calle a defender la unidad de España el 8 y el 29 de octubre indican que algo se está moviendo en la sociedad catalana. No se podrá derrotar del todo al secesionismo en unos meses, pero sí se puede asegurar que ha comenzado un cambio de ciclo, y que pase lo que pase el 21-D la hegemonía cultural, social y política de los separatistas ha tocado techo.

Pero ahora toca la cita del jueves. Es necesario que todos aquellos catalanes que se sienten españoles, que quieren contribuir al progreso de toda España vayan a votar y lo hagan libremente. Todo esfuerzo es poco para intentar que nadie se quede en casa en un día tan importante para Cataluña y para toda España.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo