Una Cataluña unida. Una España unida. Una Europa unida

El reto del terror global no entiende de fronteras. Necesita coordinación y, sobre todo, lealtad entre todos los cuerpos de seguridad. Y ha faltado mucho de ello en Cataluña. El desafío secesionista ha llevado a que la Generalitat quisiera ir por libre, sin querer trabajar lealmente y sin dobleces con el resto de instituciones del Estado. El “nosotros solos podemos” es un error ante los retos de un mundo peligroso y el haber obviado las recomendaciones que el Ministerio del Interior hizo públicas hace unos meses es una grave irresponsabilidad.

Aunque no solo ha sido el Gobierno catalán el que ha cometido errores en esta materia, por poner un ejemplo no se puede estar ocho años sin haber sido sido convocada la Junta de Seguridad. Si había recelos, que no dudamos fueran justificados, se tenían que haber puesto mucho antes sobre la mesa.

Por eso solo queda un camino, el de la sensatez y el de trabajar todos juntos para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los ciudadanos. En un mundo convulso los demócratas hemos de coordinarnos con lealtad. Hemos de crear estructuras fuertes que puedan enfrentarse a los intolerantes, a los que quieren acabar con las democracias para instaurar un régimen totalitario basado en la sangre y el fuego. Necesitamos una Cataluña leal con el resto de España, y una España leal con el resto de la Unión Europea.

Juntos podemos ganar la guerra al terror, si vamos cada uno por libre los violentos acabarán con las libertades y dejaremos de ser ciudadanos para ser súbditos.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo