Torra ha de reconocer los errores del secesionismo

El acercamiento de los políticos presos a centros penitenciarios catalanes es un gesto de primera magnitud. Así como las declaraciones de perfil bajo del Gobierno de España ante las continuas provocaciones del Govern que preside Quim Torra.

Pedro Sánchez ha demostrado su voluntad de destensar el ambiente político desde que tomó posesión del cargo. Pero no se puede decir lo mismo por parte de Quim Torra y de sus consejeros, que han mantenido el enfrentamiento a pesar de los gestos del Gobierno de España.

Torra debería, de entrada, dejar de ofender a Felipe VI, y mantener unas relaciones institucionales de respeto con la Casa Real. Se hace difícil para el Gobierno de España poder negociar nada cuando los plantes y los insultos hacia el Jefe del Estado son continuos por parte de los partidos secesionistas en el poder.

La Generalitat debería explicar a sus partidarios que todo el proceso secesionista estuvo trufado de engaños, y que el intento de expulsar a los partidos de la oposición de la vida política catalana a partir de los ‘plenos de la vergüenza’ del 6 y el 7 de septiembre de 2017 fue un grave error.

Solo si Torra decide realmente recoser la sociedad catalana podrá facilitar que el Gobierno de España pase de los gestos positivos a los acuerdos. Y para curar las heridas entre catalanes ha de reconocer el error de la huida hacia adelante que protagonízó el Ejecutivo que presidía Carles Puigdemont.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.


ElCatalán.es ha iniciado una campaña de crowdfunding para editar un libro dedicado a analizar y denunciar el adoctrinamiento escolar en los centros educativos en Cataluña. Los interesados en ayudar económicamente para poder sacar adelante este proyecto pueden hacerlo en este enlace.

Los partidos secesionistas han decidido que las escuelas catalanas no han de ser centros de educación, sino de adoctrinamiento escolar, en el que crear futuros votantes de la República catalana que ansían crear. Para eso no dudan en intentar utilizar las aulas para sus fines.

Este libro hablará con profesores, padres de alumnos y miembros de entidades cívicas constitucionalistas para denunciar la manipulación de la Generalitat en el ámbito escolar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo