Torra ha de controlar a los radicales secesionistas

Lo que pasó en la playa de Canet es un ejemplo más que el secesionismo no aguanta que las “calles no sean solo suyas” y que activistas constitucionalistas se dediquen a retirar de la vía pública las cruces amarillas, las pancartas y los lazos amarillos que pretenden ‘marcar’ su dominio exclusivo del espacio común de todos los ciudadanos.

Los denominados “grupos de limpieza” que retiraban estos símbolos lo hacían con nocturnidad para evitar la acción violenta de los radicales secesionistas. En Canet cambiaron la estrategia.

Segadors del Maresme, uno de estos colectivos, al ser una playa la que se estaba llenando de cruces en pleno puente decidió a la luz del día y tal y cómo se puede comprobar en diversos vídeos fueron recibidos con insultos y empujones por parte de activistas separatistas y la situación acabo en forcejeos con heridos leves.

Fruto de esta acción, un vehículo particular de un miembro de este grupo de limpieza que actúa en el Maresme fue atacado y pintado con multitud de lazos amarillos. Se corre el riesgo que se instale la lógica de acción/reacción que no conllevaría nada bueno.

Pero los secesionistas han de tener claro que las calles no son solo suyas, y que si llenan el espacio público que consideran que España es un país no democrático y autoritario que tiene presos políticos, también es legítimo que los catalanes que defienden que España es una democracia moderna tengan derecho a expresarse retirándolos.

Quim Torra ha de tranquilizar a sus radicales para que lo que comenzó como una disputa entre “pintores” que ponían lazos amarillos que eran reconvertidos después en rojigualdas no acabe en un enfrentamiento civil. O los nacionalistas vuelven a la senda de la legalidad y el respeto hacia sus convecinos no separatistas, o se entrará en una senda muy arriesgada.


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo