Tarradellas, Una voz que clamó en el desierto contra Pujol

El 10 de junio se cumplirá el 32º aniversario del fallecimiento de Josep Tarradellas (1899-1988). En su dilatada trayectoria política fue diputado por ERC y conseller del Govern de la Generalitat durante la República y la Guerra Civil. Perdida la guerra marchó a Francia donde presidiría (1954-1977) la Generalitat en el exilio. Allí madurará políticamente y comprenderá que un Estado es una organización muy seria. A su regreso presidiría la Generalitat provisional desde octubre de 1977 hasta abril de 1980.

Durante este último y breve mandato montó un gobierno inspirado en el espíritu de reconciliación y concordia en el que tuvieron cabida todas las sensibilidades políticas. Consiguió mantener una relación directa y fluida con el presidente español Adolfo Suárez, actuando siempre con lealtad y como un hombre de Estado. Mostrándose favorable a la unidad y a la colaboración con el resto de España. Por su larga experiencia política, conocía mejor que nadie al nacionalismo catalán y rechazó todo tipo de deriva radical del catalanismo.

El 9 de junio se cumple también el 90º aniversario del nacimiento de Jordi Pujol. Con él empezó la totalitaria deriva nacionalista de Cataluña. Y es curioso constatar como Tarradellas tuvo la gran lucidez de intuir lo que haría Pujol. Lo vio tan claro que lo quiso contar, aunque sus lúcidas predicciones no fueron tenidas en cuenta por nadie.

Como algunos recordarán, el 23 de octubre de 1977 Tarradellas en su espectacular regreso del exilio gritó desde el balcón del Palau de la Generalitat su célebre “Ciutadans de Catalunya, ¡Ja soc aquí!”, siendo aclamado por la multitud. No se dirigió a la gente diciendo “catalans”, como habían hecho Macià y Companys.

Con estas meditadas palabras, la pertenencia no la vinculaba a la a la etnia, sino a todos los ciudadanos. Él lo explicó poco después en una larga conversación con Julio Merino director del Diario de Barcelona en enero de 1980: “(…) yo entendía que el president tenía que serlo de todos, los de dentro y los de fuera, fuese cual fuese su ideología, viniesen de donde viniesen”.

Según cuenta Julio Merino, en esa conversación, le preguntó sobre el entonces secretario general de ERC: ¿Y qué me dice de Heribert Barrera? “Que s un resentido y como tal un peligro. Los resentidos no tienen límites en su ambición, siempre piensan que la sociedad no les da lo que se merecen”.

Y respecto a Jordi Pujol, se dio enseguida cuenta de su catadura moral y le habló de la estafa de Banca Catalana: “¿Ha oído hablar, amigo Merino, de Banca Catalana? … 20.000 millones de pesetas. desaparecidos son muchos millones y los máximos responsables son la familia Pujol. Este asunto traerá cola, mucha cola, porque además ya está en ello la Fiscalía”. ¿Y qué puede pasar? “Conociendo al personaje, yo lo tengo claro. Luchará y pactará hasta con el diablo para ser president, porque ahí espera tener su mejor escudo. Mire, amigo mío, este hombre en cuanto estalle el escándalo… se hará víctima del centralismo de Madrid… Sí, esa será su política en cuanto llegue a la Presidencia, el victimismo y el nacionalismo a ultranza“.

Así lo hizo y todos sus feligreses fascinados por nacionalismo del “Ubú President” se lo tragaron. Y un acobardado presidente Felipe Gónzalez ordenó echar tierra sobre el asunto, con lo que dejaba vía libre para que Pujol y los suyos continuaran impunemente con su entramado de corrupción, robando a manos llenas y con su totalitaria “construcció nacional”.

El 16/4/1981 La Vanguardia publicó una carta de Tarradellas en la que reitera esa idea respecto a las intenciones de Jordi Pujol: “Un truco muy conocido y muy desacreditado es el de convertirse en el perseguido, en la víctima… Así hemos podido leer en ciertas declaraciones que España nos persigue, que nos boicotea, que nos recorta el Estatuto, que nos desprecia …, que se hace una política contra Cataluña…”. Tarradellas dejó también en una nota la opinión de su amigo Jaume Vicens Vives sobre Pujol, en la que decía: “… tot i que ho dissimula molt bé, és un intolerant i un fanàtic”.

En una carta que envió a Jiménez Losantos, poco después de que este sufriera un atentado por parte de Terra Lliure en 1981 le dice: “Coincido con Vd. en que no puede hacerse en Cataluña una política demagógica y discriminadora. (…) siempre he creído que las decisiones políticas deben ser tomadas en un clima de libertad y respeto, porque de lo contrario se cae en la intransigencia, la violencia y el fanatismo. (…), corriendo el peligro de que se destruya nuestra convivencia para siempre” (28-9-1981).

En otra carta (16-4-1981) dirá: “Es urgente que Cataluña recupere la unidad y que se olvide de todo lo que nos separa, porque nuestro país es demasiado pequeño para que se deprecie a ninguno de sus hijos y lo bastante grande para que quepamos todos”. Defendía una forma de ser catalán y español con la que muchos se podían identificar.

El periodista Iván Tubau le hizo una entrevista que en Cataluña nadie quiso publicar, siendo finalmente “Diario 16” quien lo hizo (15-8-1982), donde decía: “El arte de gobernar consiste en gobernar, no en gritar cosas que después no podrán cumplirse”. “La política sectaria que hoy se hace, discriminatoria como es evidente, ha hecho que se separen la comunidad catalana y la no catalana”. “La gente de este país no quiere saber la verdad, quiere que la sigan engañando”. “Lo que hay ahora en Cataluña es una especie de dictadura blanca. (…), que se apodera del país, de este país. Un día u otro esto se acabará, supongo. ¿Y qué se verán obligados a hacer los que vengan detrás? Pues tendrán que deshacer lo que éstos de ahora han hecho.”

Lo que no predijo (o no dijo) es que PSC y PSUC (y sus referentes sindicales UGT y CC.OO.), traicionando a sus bases, asumirían muy pronto toda la mitología nacionalista y se convertirían en colaboradores necesarios del nacional-pujolismo en la instauración de esa “dictadura blanca”. Así como la complicidad de las élites y los sucesivos gobiernos de España.

Fue también el que dijo “en política se puede hacer todo, menos el ridículo”. Supongo que estaría avergonzado y muy triste al ver como están destruyendo Cataluña con el delirante “procés”. Y del misérrimo nivel de esta pandilla de mediocres, entre fanáticos, demagogos y vividorzuelos que lo están dirigiendo: Puigdemont, Torra, Junqueras, Forcadell, Comín, Borràs, Rufián.,. Empecinados todos ellos en llevarnos a la ruina,

Ahora resulta además, que el sedicioso Oriol Junqueras, disfrutará de nuevos permisos penitenciarios para trabajar, en esta ocasión, en el importante Archivo Tarradellas depositado en el monasterio de Poblet, esperemos que no le dejen hacer ninguna barrabasada.

Salvador Caamaño Morado (Secretario Provincial de SCC en Tarragona)

Foto: 1.Tarradellas en el balcón de la Generalitat el 23 de octubre 1977. Foto 2: Tarradellas en Tarragona 23-9-1979 con los entonces concejales del PSUC D. Caamaño y A. Carrillo. La foto de la derecha es inédita. El que aparece dando la mano a Tarradellas es mi padre (Domingo Caamaño), entonces concejal del PSUC en el Ayuntamiento de Tarragona. Un año después dimitiría por discrepancias con el partido.

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.