Sostiene Vasily Kandinsky

Cuando tenía 30 años de edad renunció a su plaza de profesor universitario de Ciencias Sociales, para volcarse en plenitud a su labor pictórica. Entendía que conquistada una madurez interior, cada artista tiene algo que decir y ha de superar a la Mano Negra que alienta el miedo a la libertad. Para Kandinsky la pregunta a hacerse frente a una obra de arte es “¿qué deseo interior personal ha expresado el artista en esta obra?”. Si esta obra nos hace pasear por un mundo desconocido por nosotros, decía, qué más se puede pedir.

El gran artista ruso, fallecido en 1944, afirmaba que sólo deseaba pintar buenos cuadros, esenciales y vivos y que fuesen “sentidos con justicia al menos por algunas personas”. Kandinsky sostenía que “el artista no trabaja para merecer elogios o admiración, o para evitar la censura y el odio, sino obedeciendo a la voz que le gobierna con autoridad, a la voz del maestro ante el cual debe inclinarse, y del cual es esclavo”. Sí, en efecto, todos podemos ser mejores.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo