Sostiene Julián Marías

Tengo una deuda intelectual impagable con Julián Marías. Sería yo un pretencioso definiéndome discípulo suyo, y un tonto si me declarara devoto incondicional del filósofo. Me limito a ser uno de sus lectores, lo que es una oportunidad de enriquecerse con un potente pensamiento de enérgica limpieza moral. Recomiendo de veras la lectura de sus libros, que componen una obra espléndida y variada. Hace poco se ha cumplido medio siglo de su Consideración de Cataluña. Julián Marías afirmaba que no existe lo español “puro”, pues no se puede prescindir de las modalidades regionales. Entendía a Cataluña como una casa: “mientras no se vea el carácter familiar y doméstico de la vida catalana no se entenderá una palabra de Cataluña, y menos que nada de sus problemas políticos”.

Los catalanes, ciertamente, tienen un hondo apego personal por su lengua privativa y la mayoría de ellos tienen una casa lingüística de dos pisos con posibilidades propias. Julián Marías sostiene que en el primero, donde la vida cotidiana, pasan muchas horas del día, “pero suben con toda frecuencia y normalidad, muchas veces al día, al segundo, y cuando lo hacen siguen en casa”. Dos lenguas propias, en definitiva.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo