El ‘show’ de Puigdmemont. Ni DUI ni elecciones: que el Parlament decida quién sabe qué

Tras una jornada frenética, con diversas convocatorias de prensa aplazadas por Carles Puigdemont, con todos los digitales publicando que se convocaban elecciones autonómicas para el 20 de diciembre, al final ni niño, ni niña, ni niñe. Ni DUI, ni elecciones, patada a seguir y que el Parlament decida, si es que decide algo.

Al final, o de momento, o a saber, el presidente de la Generalitat ha anunciado que renuncia convocar unas elecciones anticipadas al Parlament y ha dejado en manos de la Cámara catalana la posibilidad de hacer este viernes una declaración unilateral de secesión de Cataluña. O el traslado de su sede social a Valencia, junto a La Caixa. O su conversión en un club de la liga de fútbol andorrana, para que Anna Gabriel y las suyas jueguen contra el Barça y el Escaldes-Engordany una liga de fútbol sin heteropatriarcado.

Para que el Parlament siga el camino adecuado, sea recto, curvo o pentagonal, la CUP va a sacar a la gente a la calle, a los que se dejen, se aclaren o tengan ganas, para presionar a Puigdemont a que declare la República Catalana, en directo, o en diferido, o al revés.

Puigdemont ha descartado los comicios autonómicos anticipados al entender, según parece, o quién sabe, que no tiene plenas “garantías” por parte de La Moncloa, o del señor Spock, o de Carlos Jesús de Raticulín, de que a cambio no se aplicará el artículo 155 de la Constitución.

“No hay ninguna de esas garantías que justifiquen la convocatoria de esas elecciones al Parlament. Mi deber era intentarlo”, sin aclarar si el “intentarlo” era evitar la aplicación del 155, o un cambio de peluquero para él y Jordi Pujol.

“Nadie podrá achacar a la parte catalana la voluntad de diálogo, pero una vez más comprobamos que la responsabilidad solo nos es exigida a unos y a otros se les permite su absoluta irresponsabilidad”, dijo, tras sacar a Raül Romeva de su chistera, cortar con un serrucho a Carme Forcadell y desaparecer tras un biombo de triple fondo.


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo