Regresa la antigua anormalidad

Después de este paréntesis con el que la naturaleza nos ha impuesto destino de forma inapelable, a unos llevándoselos por delante, a otros facilitando días de dolor y desespero por sobrevivir, a los imprescindibles obligándolos a jornadas agotadoras y miedo cerval por su salud, viendo como algunos que salvaban vidas ajenas perdían la suya y a la mayor parte paralizándonos.

Recluyéndonos en nuestras casas convertidas en guaridas donde protegernos del depredador que nos amenaza: un invisible ser devenido en terrorífico pico de la pirámide trófica. Después, toca la vuelta a la normalidad dicen, y con cierto humor negruzco, a la “nueva normalidad”.

Los de la cosa esa de dar consejos, se inventan un día lo de “desescalar” (¡fijaos si es inaceptable la palabra que el traductor me acaba de sugerir que use “desescamar”!), otro la “nueva normalidad” y nos dejan, algo estupefactos, a la espera de sus nuevas idioteces con las que distraer al personal, al que se le oculta que en realidad se reimplanta, con potencia añadida, la antigua anormalidad.

El inefable doctor Simón acaba de hacer una reflexión importante, “Quizás hemos sido demasiado transparentes”. ¡Joder, si llevamos 90 días viéndolo en TV y aunque apagues el aparato, si lo miras fijamente un rato, su efigie perdura horas y horas sobre la negra superficie! Mayor opacidad imposible.

En mi casa tengo dos teles pero una, la más usada, se ha convertido en un pantocrátor cuasi gótico. Si le dan una copa y levanta una mano, clavado. Hasta para presidir una cena final de la pandemia.

Nunca más, en las próximas quince o veinte legislaturas, dejaremos de ver en bucle a ese tipo que sale predicando con voz de profunda convicción, en lo bonito y terapéutico que es él, y si mismo, para todos nosotros y que consigue decirnos lo que debemos hacer, lo bien que lo hacemos, si hacemos lo que hay que hacer, lo mal que lo hacen otros que no hacen lo que él dice hay que hacer, y así día si tras día también.

La nueva normalidad dicen, pero si Echenique aferrado a su teletransportador con ruedas, aparece emboscado para siempre en el foso del Parlamento (siempre lo enfocan desde arriba para hacerlo más aparentemente fuerte en su nicho), suelta los mismos disparates que hace unos meses y ahora con mayor convicción, consiguiendo el reactivo cuerpo a tierra de la audiencia, cuando agarra el joystick que en cualquier momento se convertirá en disparador de cohetes fétidos a los no creyentes.

La nueva normalidad que nos auguran nos ha permitido un fragmento como avance (me libré, estuve a punto de decir teaser) del colosal intelecto de la ministra que no acaba de encontrar a su “tía”, por lo mucho que la nombra, mientras rebusca infructuosamente alguna frase completa que atestigüe que, para su licenciatura, no fue esa “tía” perdida la que asistió a clases por ella mientras hacía posturitas ante el espejo para llamar la atención, por si en la próxima manifa conseguía ir en cabeza.

Es tan viejo eso de la “nueva normalidad” que los mismos que nos machacan con la bobada se cuidan bien en desmentir su convicción cada dos por tres. ¿Cómo si no un vicepresidente se rebaja a dar clases de urbanidad recordando a la gente que cuando sale de un sitio es oportuno cerrar la puerta tras de sí? Seguramente lo aprendió de su padre que supo bien inculcárselo, aunque posiblemente en otro ámbito y con intención diferente, puede ser para advertir que un impedimento como una puerta bien cerrada, al vuelo de un proyectil, siempre ampara.

¿Es nuevo acaso poner a la Guardia civil a caer del burro? Pues no cuando ya hace años el mismo partido puso un delincuente a dirigirla y de paso a robar los dineros destinados a los huérfanos de los que, por entonces, aún morían con cierta “normalidad” por las bombas y balazos de los amigos y antecesores de los que ahora suman como amigotes al abrazo colaborativo en Navarra y otros lugares del brumoso País Vasco y mirando de soslayo a ver si nadie recuerda a los asesinos, ahora compinches.

La nueva normalidad dicen y resulta que contratan a mogollón (está en la RAE) de amigos y conocidos, así como desocupados cariñosos para las más diversas actividades.

Al paso que van pronto podrán ofrecer a sus oponentes que se sumen, o perezcan de inanición, el copar todos los puestos de trabajo (licencia poética, lo de trabajo).

Incluso han conseguido que las puertas giratorias, tan criticadas por algunos con apellidos de templo, parezcan ya inocentes carruseles donde cabalgan en caballitos de colores los amiguetes a la espera de turno.

Resulta que uno sale de casa a otear y ve que sigue incólume el presidente ese, en modo gestor de burdel, que nos trajina a los catalanes insultando a unos en bucle y alabando a otros cuando se comportan como alimañas con apariencia cada vez menos humana. Y reúnen 90 velitas para cantar el japiyuyu a quien más y mejor ha robado del grupo y ha creado una bonita tradición de desvergüenza y corrupción que ha conformado la podrida comunidad por secula seculorum que diría la abadesa de los misales.

Y así mañana tarde y noche… ¡bienvenidos a la vieja anormalidad!

José Luis Vergara. Junio 2020 

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.