¡Quiero que sean libres!

En la sociedad de las continuas contradicciones debemos apreciar cualquier reivindicación política o social que responda a la coherencia. Por eso, merecen toda nuestra admiración aquellos que reclaman “libertad” en pleno siglo XXI, pues los tiempos de los sometimientos ya pasaron.

Desde hace muchos años, incluso décadas, en Cataluña no se respira libertad. Y por libertad me refiero a esa disposición de poder elegir tu propia ideología, partiendo del conocimiento y la inteligencia, porque llevamos tiempo en el que se dirige el rumbo de las conciencias de muchos catalanes, siempre bajo el amparo o, mejor dicho, el yugo de las instituciones públicas. El único objetivo es formar buenos catalanes, es decir, aquellos que velen solamente por el interés de Cataluña, aunque eso implique ser insolidario con el resto de España; amar tanto a tu tierra que seas capaz de odiar a todas las demás; sobreexplotar una lengua, el catalán, menospreciando la de la mayoría, el castellano; vivir por y para ser separatista catalán, sintiéndote sometido y colonizado.

En Cataluña, si no quieres hacer el esfuerzo de ir contracorriente, desde pequeño te rodean de elementos que coartan tu libertad. Desde la televisión pública donde se alecciona a los niños para que sigan los cauces propios del “buen catalán”. Pasando por las aulas, donde el contenido adoctrinador ocupa la mayor parte del espacio y su temática. Extendiéndose a las tradiciones y a esa cultura impostada, que en realidad no tiene nada de tradición, sino que su función es la uniformización “cultural” para remarcar esa “distinción territorial”.

Y, por supuesto, todo esto es extensible a la forma de actuar, comportarse o reivindicar. Por ello, asociaciones como la ANC son el garante de esta esclavitud porque son las que dirigen el modo y la manera en la que debe comportarse el separatista catalán. Nada es espontáneo, pues todo sigue unas directrices. A las 17:14 horas es el momento de reivindicar la libertad o la república en algún campo deportivo. El 11 de septiembre es el día para representar la función ensayada previamente, utilizar el vestuario adecuado del año correspondiente y gritar, callar o bailar según indiquen.

Cuando desean manifestar enfado, suenan las cazuelas en los balcones a la hora determinada, ni antes ni después. Las calles se ensucian de amarillo, no sirve otro color, y en forma de lazo, tampoco se puede dejar nada a la imaginación. Si deseas participar de manera muy activa te proponen diversos entretenimientos. Puedes ir a cantar a las cárceles a las políticas presas para darles “escalfor”, te recomiendan llevar la cena de casa; puedes escribir cartas a los delincuentes del golpe de Estado o te proponen realizar algún ayuno colectivo para la libertad. Y, además, para marcar que has decidido seguir el camino indicado, debes llevar algún distintivo en forma de lazo amarillo.

Por eso, todos aquellos que gritan desesperados “volem ser lliures” realizan un acto de coherencia y de buen juicio. Hace mucho tiempo que son esclavos de una determinada ideología que inunda la sociedad. Esa doctrina separatista apenas deja un resquicio para la libertad, la de elegir, la de discernir, la de juzgar, la de reflexionar o la de pensar por sí mismo. La capacidad de exponer una argumentación sólida y coherente se truncó cuando les impidieron ejercer el libre pensamiento y les limitaron el conocimiento.

Me uno a sus deseos: ¡quiero que sean libres!, porque es la única manera de que puedan darse cuenta que el separatismo solamente lleva a un precipicio, al de la destrucción de nuestra convivencia y de nuestros valores, pero primero deben realizar un ejercicio de raciocinio para aprender a ser libres.

Vera-Cruz Miranda


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’, un ensayo con consejos para que cualquier ciudadano contribuya al combate democrático contra el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon. ‘El hijo de la africana’, una recopilación de artículos de Pau Guix críticos con el nacionalismo catalán en este enlace de Amazon.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.