Promoviendo la cultura de la sedición

George Lakoff, reconocido como uno de los analistas políticos del papel de la propaganda política, autor de “No pienses en un elefante”, declara que los conservadores estadounidenses han invertido billones de dólares desde los años setenta en think tanks. Un think tank es una institución investigadora u otro tipo de organización que ofrece consejos e ideas sobre asuntos de política, comercio e intereses militares. Estos pensadores están dedicados a tiempo completo a estudiar la mejor forma de estructurar y comunicar sus ideas y de destruir las posibilidades de su adversario.

Cuando aquí analistas políticos, divulgadores o comentaristas señalan la capacidad de los independentistas de vender sus ideas y cómo éstas han logrado penetrar en la masa social, olvidan que desde el gobierno de la Generalidad catalana, desde el primer momento, han abierto, creado y financiado numerosas instituciones dedicada teóricamente a cuidar, fomentar, difundir y defender “la cultura y la lengua catalana”. Esto, que era aceptado por todos como un elemento de justicia conmutativa y distributiva después de los años en que la dictadura franquista lesionó la cultura y la lengua catalana, tenía en cambio una intención oculta: el verdadero interés era influir en la masa social, especialmente a los más jóvenes, de que los culpables de sus males eran los españoles, los castellano hablantes y el gobierno central de la  nación. Y, sin saberlo, millones y millones de euros de los impuestos de todos los españoles se dedicaron a socavar los cimientos de la convivencia y de la unidad de España.

Hoy se está comprobando el éxito de esa labor en donde miles de ciudadanos viven y cobran jugosos salarios por propagar esas ideas. Es su trabajo y, como es obvio, están a tiempo completo. Mientras otros catalanes trabajan para vivir, para pagar sus impuestos, estos sirven “a la causa”.

Todo esto se ha hecho con sigilo, amagando y engañando la buena fe de la gente que creía en esas palabras que se decían como mampara: Cataluña es un oasis, es una sociedad avanzada, democrática, que cree en la paz.

Se puso en funcionamiento aquello de Aristófanes que señalaba que para hacer una buena obra teatral hay que mezclar política, humor y metáforas en proporciones comedidas y lanzarlo al aire. Hoy estamos comprobando el éxito del trabajo de estos subvencionados “creadores” de una supuesta cultura catalana, porque lo que en realidad se ha demostrado que se ha creado es un movimiento sedicioso que se cree estar por encima de la ley.

Esto tiene un efecto “pedagógico”. Habrá quien se sienta tentado a hacer el mismo papel. Es decir, ¿con qué derecho a mí éstos, que se saltan una ley que a mí me obliga a pagar impuestos, multas o el recibo de la luz, me van a  mandar que yo obedezca las leyes emanadas de un parlamento que se eligió con otros fines diferentes a los que ellos están desarrollando, saltándose las leyes de ese parlamento y el mandato de todos los catalanes? ¿Por qué yo debo obedecer a un presidente que debía de ser de todos los catalanes, pero que ha decidido serlo sólo de los independentistas?

La declaraciones del presidente diciendo que a él solo lo puede destituir el parlamento que él controla, señala un hecho que debería hacer pensar a los que lo oyen. ¿Qué se diría de un hombre que dice a los cuatro vientos: “estoy embarazado y pariré el 1 de octubre el fruto que llevo dentro”? ¿Qué pensaría el normal de los mortales? ¿Se lo creerían? ¿Esperarían a ver cómo sería la criatura?

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.