Por unas instituciones de todos

Una de las noticias de la semana pasada fue la suspensión del Pleno del Parlament por parte del Sr. Torrent, presidente del mismo y todo a cuenta de que Carlos Carrizosa, portavoz de Ciutadans, retiró un gran lazo amarillo que los partidos independentistas colocaron en la bancada del gobierno. La indignación de algunos diputados separatistas fue máxima, ¡cómo osa quitar un símbolo amarillo el Sr. Carrizosa!

Cataluña es el mundo al revés: piden respeto por el Parlament los que quieren que tenga símbolos partidistas e ideológicos que no representan a la mayoría de catalanes. ¿Dónde estaba toda esa indignación colectiva cuando en dicha sede parlamentaria los pasados 6 y 7 de septiembre se ultrajaron los derechos de más de la mitad de los catalanes?

¿Alguien pidió respeto por lo que representaba la cámara que degradaron en un debate ilegal sin precedentes los diputados de las bancadas no nacionalistas?

La entonces Presidenta del Parlament no se indignó porque se vulneraran los derechos de los diputados no independentistas, que representaban a la mayoría de catalanes.

Somos muchos los que estamos cansados. No soportamos más tanta simbología que solo parece respetable si va de un lado. El nacionalismo, después de apropiarse de las instituciones y de hablar en nombre de Cataluña, quiere meterse también con el espacio de todos: el espacio público.

Lo acontecido estas semanas en las Playas de Catalunya es una muestra de la fractura social existente. Los representantes de las instituciones y gestores de lo común tienen que velar porque el espacio de todos, sea eso, de todos y para ello lo mejor es que este sea neutro. No podemos ni debemos dejar que sean los ciudadanos los que resuelvan estas situaciones llegando al enfrentamiento.

Por responsabilidad. ¡Hagamos de Catalunya un lugar donde convivir!

Carmen Esteban

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo