Fatiga

Difícil es aportar algo nuevo en esta coyuntura nuestra de cada día que es el ‘procés’, yo francamente ya estoy fatigada del tema y no sé si lo lograré. Se acerca un nuevo famoso día histórico marmotil y cada día nos levantamos con titulares y ocurrencias nuevas: astucias, cambios de presidente, leyes de transitoriedad ocultas, convocatorias de boquilla pero sin firmar, recursos al TC por un lado y por el otro, destituciones..

Los que no somos independentistas tenemos que capear como podemos la situación. Personalmente, de todo este asunto lo que más me molesta es el mantra de que los que no queremos que se celebre un referéndum es que no somos demócratas. Miren, sin complejos, creo que otra cosa no, pero demócratas somos un rato, llevamos un mínimo de cinco años desayunando, comiendo y cenando ‘procés’, viendo como gran parte de los recursos de todos se gastan en los delirios de unos pocos, siendo testigos de que el separatismo ocupe todos los espacios posibles: en la escuela, en el deporte, en las instituciones, en las fiestas populares y hasta en el aeropuerto cuando algunos aguantan estoicas colas…

Ahora la moda es decir que el 80% de los catalanes quieren votar en el referéndum. Por suerte conozco mucha gente y voy haciendo mis cuentas y mis proporciones. Les puedo asegurar que eso no es cierto, lo que sí que queremos como mínimo el 80% de los catalanes es seguir con nuestra vida. Ahora que las cosas parecen ir mejor, queremos trabajar y poder disfrutar el tiempo que nos queda libre, pasarlo lo mejor posible en nuestro día a día parte de esto último es lo que se ha cargado el ‘procés’ dividiendo la sociedad. Quien más quien menos tenemos amigos con los que ya no se puede hablar del tema, algún familiar que te mira mal por “no dejarle votar” o ese compañero de trabajo que te evita en el office para hacer el café, las guerras de banderas en las comunidades de vecinos… Y cada vez que se acerca el 1 de octubre esto se hace más y más palpable. 

En Catalunya llevamos demasiado tiempo asimilando como normal cosas que no lo son, ahora hay un empeño en presentar el 1 de octubre como un referéndum legal cuando no lo es. El ‘procés’ ya no puede dar mucho de sí y la ciudadanía necesita unos gobernantes que se preocupen de mejorar las cosas y trabajar para el bienestar de todos. Difícil cuantificar si los que dicen trabajar tanto para el pueblo catalán, se hubieran dedicado estos cinco años a mejorar y gestionar bien los recursos en lugar de estar dedicando todos sus esfuerzos en intentar la ruptura. ¡Ay, Catalunya qué grande eres si a pesar de esto estamos creciendo!

(Nota de la redacción. Esta columna se escribió antes de los atentados del 17 de agosto. Solo lo decimos a efectos informativos)

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo