Un nuevo despropósito de Puigdemont

Carles Puigdemont oficializó ayer su renuncia a presidir la Generalitat, aceptando el hecho que un huido de la Justicia no puede ejercer cargos públicos. Al menos de momento, porque lo suyo es intentar seguir reventando la economía y la política catalana. No vale para otra cosa.

El expresidente de la Generalitat envió un vídeo grabado a modo de alocución institucional, con el lacito amarillo en la solapa, para anunciar su renuncia “provisional” y proponer como sustituto a Jordi Sànchez, número dos de su lista.

Las posibilidades reales de Jordi Sànchez de ejercer el cargo también son mínimas porque está en prisión provisional, pero es una forma de continuar con la agitación constante, con el enfrentamiento con las instituciones comunes a todos los españoles y con la fractura en la sociedad catalana.

El líder de Junts per Catalunya se aparta de momento, pero dejando claro que aspira a seguir condicionando la vida política catalana desde la capital belga, al reservarse la presidencia del llamado “Consejo de la república”.

Se trata de un organismo fantasmagórico que el secesionismo defiende como el “Parlament en el exilio” y que busca seguir generando tensión con el Gobierno de España mediante la internacionalización de la causa separatista. Seguro que Anna Gabriel le ayudará en este fin abyecto.

En resumen, otro despropósito más.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo