No a la ‘kale borroka’

Que un grupo de militantes de Arran atacara un autobús turístico con la excusa que el turismo “mata los barrios” es inadmisible. No se puede amenazar a ciudadanos españoles y de otros países que simplemente están disfrutando de unos días de asueto, no se puede permitir los daños contra bienes privados y no se puede permitir que unos matones se dediquen a imponer la ley del más fuerte. La tardía y tibia reacción del Ayuntamiento que preside Ada Colau es vergonzosa, por mucho que el actual equipo de gobierno municipal necesite los votos de las CUP.
La ‘kale borroka’ no puede imponerse en las calles catalanas, y este ataque a un autobús, por parte de unos encapuchados que pincharon una rueda y lo llenaron de pintadas, no difiere mucho de los tiempos más oscuros que se vivieron en el País Vasco. Se comienza así y se acaba quemando el vehículo. Los responsables han de ser juzgados y, si se demuestra su autoría, condenados, para evitar la impunidad.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo