La posverdad y los políticos

Cuando los periodistas Eric Alterman y David Roberts en el 2004 nombraron al discurso político de posverdad claramente querían destacar la manipulación por parte de los representantes políticos que mentían descaradamente para conseguir sus objetivos. Ello, venía derivado de las declaraciones de que Iraq tenía armas químicas. Por lo tanto, el término en su origen es un eufemismo.

La RAE señala para esta palabra: “manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante”.  Pero en la realidad, como se demostró, es un disfraz de la mentira; en la Grecia antigua el enfrentamiento de Sócrates con los sofistas fue una auténtica muestra de posverdad, así aunque el Diccionario de Oxford la haya lanzado a las redes en 2016, se observa que la cuestión ya viene de antiguo. La política se mueve en el ámbito de la realidad mediática y en el fondo siempre busca la ganancia (en votos). En el fondo es una publicidad comercial.

El hecho del Brexit y el triunfo de Trump la han puesto en el candelero, porque los políticos británicos Nigel Paul Farage y Boris Johnson mintieron con lo que señalaban de lo que la UE hacía al Reino Unido. Después dijeron que sus datos eran erróneos, pero el mal ya estaba hecho y, en el caso de Trump, el día a día demuestra que miente más que habla.

Carl Bernstein y Bob Woodward, en su obra “Todos los hombres del presidente” han declarado posteriormente que ya Nixon sabía también lo que era la posverdad, un eufemismo para ocultar la auténtica verdad.

Dado la realidad de la política de habla inglesa, sobre todo en los dos últimos años, Oxford definió esa palabra como: “circunstancias en las que hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que lo que lo hacen los llamamientos a emociones y creencias personales“.

Acá en nuestro país, muchas veces los políticos ante un “renuncio” afirman que sus palabras se han sacado de contexto. En el caso de los que fomentan la independencia, se han convertido en unos auténticos maestros de las medias verdades y de decir frases redondas para manipular los sentimientos.

“España nos roba”, cuando es más que evidente que quienes han robado de verdad al pueblo catalán han sido Convergencia y Unión, bajo las órdenes de Jordi Pujol, como la realidad ha demostrado.

En una pequeña sala de Harvard, Puigdemont declaró que España era “un país atrasado y coercitivo que ahoga las aspiraciones políticas, económicas y sociales de Cataluña” y, por si eso fuera poco, además afirmó que el gobierno central no deja votar a los catalanes. Una declaración sorprendente si tenemos en cuenta que viene de la mano de un presidente que no ha sido votado por el pueblo catalán para el cargo que tiene y que ha llegado a esa magistratura puesto a dedo porque Mas que fue denostado por la CUP.

La lingüista Estrella Montolío asegura que “los estudios de Ciencia Cognitiva muestran que la metáfora forma parte de nuestra estructura mental; los humanos tenemos un pensamiento esencialmente metafórico que nos permite aprehender una realidad o un concepto nuevo al ponerlo en relación metafórica (asociación) con un dominio mental que nos resulta conocido”.

Es mucho más fácil hacer creer que no nos dejan votar, aunque los catalanes hayan votado en numerosas ocasiones para elegir su presidente y sus diputados, sus concejales y sus alcaldes. Es mucho más guay recurrir a un sentimiento de opresión y de inconformidad que afrontar los resultados de su mala gestión política. Ya se sabe, “la culpa siempre la tiene Madrit”.


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo