Hoy más que nunca, proteger la Constitución es vital

Dicen que la paz, como la libertad, sólo se echa de menos cuando se pierde. Tras cuarenta años de nuestra Constitución, España ha consolidado ambos valores fundamentales, aunque con matices. Y no fue nada fácil hacer el camino que nos ha llevado hasta aquí. Si algo importante se fraguó en 1978 fue la concordia entre españoles gracias a múltiples renuncias de los constituyentes en aras del consenso. Cuatro décadas después, ese espíritu se ha desvanecido y urge recuperarlo por el bien de todos. Nada de lo que hemos logrado en estos años de prosperidad y progreso se hubiera logrado sin ella.

-Hemos pagado un alto precio en vidas humanas por la lacra del terrorismo y sus víctimas han dado todo un ejemplo de valor cívíco, renunciando a la venganza en favor de la vigencia y aplicación del Estado de derecho. Reconocimiento y gratitud infinitas a todas ellas.
-Hemos tenido que afrontar dos asonadas golpistas, el 23 de febrero de 1981 y el 27 de octubre de 2017 que pusieron en jaque a nuestro país. Hoy ese peligro no se ha conjurado.
-Hemos superado una severísima crisis económica que nos puso al borde de la pérdida de soberanía por la inminente intervención de nuestra economía en mayo de 2011.
-Hemos sido capaces de superarlo y avanzar como nunca en nuestra reciente Historia en pos del bienestar económico y mejora social. La España de los años setenta de la pasada centuria es un remedo de la España del siglo XXI.

Y a pesar de la indudable y admirada progresión de nuestro país, muchos de esos logros están hoy en peligro. Con especial intensidad en Cataluña por culpa de una clase política dirigente que ha puesto contra las cuerdas nuestro orden constitucional para dinamitarlo. De una forma calculada y premeditada el nacionalismo separatista ha pretendido desprestigiar primero nuestras instituciones y derrocarlas después.

Ninguno de los tres poderes del Estado se ha librado de las permanentes agresiones encaminadas a romper la convivencia pacífica de los catalanes. Tampoco la Corona como símbolo de unidad y permanencia de la nación española. Restaurar el orden constitucional hoy es todavía una tarea a realizar en Cataluña porque el movimiento insurreccional sigue latente.

Como colaborador necesario de esa actuación desleal el populismo de extrema izquierda ha contribuido a debilitar nuestra democracia constitucional marcándose como objetivo la destrucción de lo que ellos llaman el “Régimen del 78” y sustituirlo por una “democracia popular” al estilo de los Estados totalitarios en los que se miran y asesoran.

Hay un tercer agente desestabilizador que contribuye al debilitamiento de nuestra fortaleza democrática. El actual Gobierno de España en manos del “sanchismo” acrecienta los riesgos de fallida sistémica al apoyarse en quiénes quieren destruirlo. Y el socialismo al que representa ha abdicado de su responsabilidad como garante de nuestro ordenamiento constitucional.

Se trata de tres actores frente a un centro derecha dividido en tres que por responsabilidad histórica y para garantizar la continuidad de España, debe buscar alianzas que detengan esta deriva anticonstitucional.

Porque nuestra Carta Magna con todas sus imperfecciones es la cartografía de nuestro rumbo democrático. Sin ella las conquistas alcanzadas por nuestra sociedad se verían diluidas. Fuera de ella el colapso de nuestra arquitectura institucional está garantizado. Y con su derrumbe y bajo los escombros nuestros derechos y libertades fundamentales.

Por eso, hoy más que nunca, por la efeméride de su cuarenta aniversario, protegerla y defenderla se nos antoja vital.

Es la confluencia impresa de gente diversa que sustenta un proyecto común. Es el mejor instrumento para promover una igualdad real y efectiva entre los ciudadanos. Es el manual de instrucciones para la resolución de conflictos jurídico-políticos. Es la hoja de ruta que nos ha guiado hacia el progreso y mejora común a pesar de los vericuetos de la modernidad. Es, seguramente en palabras de nuestro Rey, “la joya de la Corona”.

No es ninguna exceso ni tampoco muestra de fanatismo apoyarla integralmente precisamente aquí y ahora, cuando el paso del tiempo ha hecho mella en ella como le sucede a toda obra humana. Contemplar una pensada y orientada reforma es un acto de responsabilidad a fin de reforzar su vigencia y adaptarla a los nuevos tiempos. Reunir las mayorías necesarias para que así sea requerirá un ímprobo esfuerzo. Hacia ese destino habrá que dirigirse sin prisa aunque ya sin pausa, porque sus enemigos acechan.

En cualquier caso, el vigor perdido por los errores cometidos no invalidan su indudable éxito y debe llevarnos a perseverar en su defensa, frente a los ataques de unos y la indolencia de otros, de suerte que, -por las generaciones que la trajeron, los que hemos disfrutado de ella y las generaciones futuras a los que les debemos legar el caudal hereditario recibido-, siga rigiendo nuestra existencia en paz y armonía.

¡Larga vida a nuestra Constitución!

Sergio Santamaría


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon, en la web de El Corte Inglés y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de la tienda de El Corte Inglés.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.