España es el país con la mayor tasa de fallecidos por Covid-19

Una vez que ha disminuido significativamente el número de contagios y de muertes debidas a la pandemia Covid-19, es necesario valorar sanitariamente lo que ha pasado y qué medidas se han de tomar para protegernos ante la repetición de una situación similar. Lo primero a hacer es conocer el número real de fallecidos. Algunos gobiernos los facilitan pero otros no, sobre todo aquellos que han tenido muchos más fallecidos que la media, como es el caso de España.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que se han de contabilizar tanto los fallecidos de Covid-19 confirmados mediante un análisis PCR o un análisis rápido (test), como aquellos en los que el médico dictamina que el fallecido presenta los síntomas propios de dicha enfermedad. Pese a ello, nuestro Ministerio de Sanidad solo considera como fallecidos de Covid-19 a los fallecidos hospitalizados que han dado positivo en una prueba PCR. Esta decisión ha dejado sin contabilizar a los fallecidos en las residencias o en sus casas.

Cuando las entidades internacionales, como la Universidad Johns Hopkins, la OMS, el EuroMoMo, el Worldometer o la Wikipedia comparan los datos de España con los de otros países, lógicamente utilizan los datos que facilita nuestro Ministerio de Sanidad, aunque saben que en España en realidad hay más fallecidos, que no constan porque no se ha dejado que se les haga la prueba PCR.

Esta situación la denunció el 4 de junio el analista John Burn-Murdoch del “Financial Times”, que se ha negado a seguir teniendo en cuenta las cifras de nuestro Ministerio de Sanidad ya que éste ha  cambiado la forma de dar los datos, ahora en lugar de darlos cada día lo hace solo cada semana, por otro lado ha indicado que durante tres días seguidos no había habido ningún fallecido en España, concretamente indicó que el 31 de mayo, el 1 de junio y el 2 de junio el número de fallecidos se mantuvo en 27127, mientras que las Comunidades Autónomas indican que tuvieron 17 fallecidos. Esta desconfianza ya se inició cuando Sanidad un día decidió excluir a los fallecidos sin prueba PCR, pasando de tener 28.752 fallecidos el 24 de mayo a tener solo 26.834 al día siguiente.

Los datos anteriores del Ministerio de Sanidad han sido puestos en duda por tres entidades. La primera fue el Sistema  de  Monitorización  de  la  Mortalidad (MoMo), que recopila la mortalidad diaria a partir de los 3.929 registros civiles del Ministerio de Justicia que ya están informatizados y que abarcan al 93% de la población española. En su informe del 4 de junio, que comprende el período del 13 de marzo al 22 de mayo, al comparar el número de muertos durante ese período de pandemia (120.835) con los esperables según la media registrada desde 2008 (77.574), deduce un aumento de 43.261 fallecidos más, lo que se denomina “exceso de fallecidos”, el cual no queda explicado por los solo 27.127 fallecidos de Covid-19 que reconoce Sanidad.

La segunda entidad en poner en duda los datos de Sanidad ha sido el Instituto Nacional de Estadística (INE), que aporta el número de muertos semanales del 100% de los registros civiles, es decir también del 7% restante, unos tres millones de personas más. A partir de su informe del 3 de junio de 2020, se puede calcular que para el mismo período considerado por el MoMo, hay un exceso de fallecidos de 47.176 personas, muy superior a los 27.127 del Ministerio de Sanidad. Por último, la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios (AESPROF) ha indicado en su Estudio de mortalidad real en España por la pandemia de coronavirus, publicado el 1 de junio de 2020, que en ese mismo período atendieron 43985 fallecidos, un número más parecido a los 43.261 del MoMo y a los 47176 del INE que no a los 27.127 del Ministerio de Sanidad. Es verdad que el “exceso de fallecimientos” podría deberse a causas diferentes al SARS-CoV-2, pero no es creíble, porque a nuestra sociedad no le pasado nada más a parte de la pandemia, sino que al contrario, debido al confinamiento no ha habido riesgo de accidentes laborales ni de tráfico.

La discordancia entre el exceso de fallecimientos durante la pandemia y el número oficial de fallecidos que da el gobierno, no solo se ha dado en España, sino también en otros países. Por otro lado, para poder comparar el exceso de fallecimientos en diferentes países, se ha de tener en cuenta su número de habitantes, ya que un mismo exceso es más significativo en un país pequeño que en un país grande. Si se divide el exceso de fallecidos durante la pandemia entre el número de habitantes, se observa que España es el país que más ha sido afectado por la Covid-19, muy por encima del segundo que es el Reino Unido y del tercero que es Italia.

 

Países

Exceso de fallecidos/millón habitantesExceso de fallecidos respecto a años anterioresFallecidos confirmados según criterio de cada paísExceso de fallec. / Media fallec. en años anteriores
España1.00747.12327.89260%
R. Unido91060.44736.47540%
Italia76846.42027.96736%
Bélgica7588.6658.65637%
Países Bajos5619.6685.58130%
Suecia4044.1133.74319%
Perú40312.8813.02454%
Francia30720.57528.11114%
EE. UU.25683.64766.36915%
Portugal2302.3641.3429%
Suiza1901.6201.88111%
Austria1561.3766297%
Chile1552.90284112%
Alemania907.4245.9764%
Islandia4516104%
Dinamarca15884431%
Noruega-9-50211-1%
Israel-44-392189-6%

Exceso de fallecidos de Covid-19 desde el 1 de marzo al 20 o 28 de mayo de 2020, respecto a la mortalidad media en años anteriores. Fuente: El País. 05/06/2020 (modificado)

En la parte superior de la tabla aparecen los países que han tenido un mayor exceso de muertos por millón de habitantes, los países que fueron imprudentes al minusvalorar la peligrosidad del virus y, al principio, no tomaron ninguna medida de precaución, como es establecer controles de temperatura en los aeropuertos, prohibir actividades que implican grandes concentraciones de personas, adquirir con prontitud mascarillas, hidrogeles, guantes, tests, etc. Algunos de estos países incluso apostaron por la inmunidad de grupo, manteniendo todas las actividades como si no hubiera ningún peligro. En algunos de ellos, como es el caso de Suecia y de Francia, ya se ha pedido que se investigue lo que ha pasado, si se podía haber evitado y si es así que hayan responsabilidades políticas y penales.

Desde Portugal hacia el final de la lista aparecen los países que fueron precavidos y, ante los informes de los virólogos de que se trataba de un virus completamente nuevo, por lo que no conocían su peligrosidad, aplicaron el principio básico de quien ha de tomar decisiones ante un enemigo desconocido que es el “principio de precaución“. Ante los primeros casos establecieron controles de temperatura, confinamiento riguroso, adquirieron mascarillas, hidrogel, guantes y una gran cantidad de tests, para intentar llegar a toda la población. A estos países hay que añadir Grecia, Hungría, Polonia, Rumanía y la pequeña Andorra, cuyo gobierno ya ha hecho dos tests a cada uno de sus ciudadanos.

Los países líderes de esta estrategia de la precaución han sido los países orientales como China, Corea del Sur, Japón y Vietnam, que han superado la pandemia con tasas muy bajas de fallecidos. En estos países además se han utilizado aplicaciones para móviles, que cada día advertían al ciudadano sobre si había estado cerca de algún contagiado. En Wuhan se han hecho tests a sus 11 millones de habitantes, en Corea del Sur, con casi 52 millones de habitantes, solo han habido 273 fallecidos, en Japón, con 126 millones de habitantes, solo han habido 916 fallecidos y en Vietnam no ha habido ni un solo fallecido por Covid-19 (datos del 8 de junio). Todos estos países han reanudado ya su actividad laboral, lo que les permite ver con optimismo su recuperación económica.

España también es el país del mundo con más médicos, enfermeros y auxiliares sanitarios contagiados por el SARS-CoV-2. Un 20% del personal sanitario se ha contagiado, mientras que el siguiente país, Italia, solo presenta un 10% y otros países como China tiene un 3,8% y Estados Unidos presenta un 3%. El 25 de mayo en España se registraron 124 nuevos casos con lo que el total es de 51.214 afectados. La causa de este triste record se dio durante las primeras semanas y fue la falta de batas impermeables, mascarillas FFP2 o FFP3, gafas de protección, calzas específicas, contenedores grandes de residuos y tests para saber si los sanitarios estaban contagiados y, por ello, estaban transmitiendo la Covid-19 a sus compañeros y a los enfermos de otras enfermedades.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) denunció esta situación pero la Fiscalía del Estado se pronunció en contra y el Tribunal Supremo la desestimó. Actualmente hay en curso una querella del sindicato CSIF contra el Ministro de Sanidad, por no facilitar equipos de protección personal (EPP) al personal sanitario.

Con todo, lo peor que se ha hecho en la gestión de la pandemia, ha sido no haber reforzado las plantillas de las residencias geriátricas y no haber adquirido los imprescindibles equipos de prevención (EPI) para sus trabajadores, dos acciones que dependen del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. El resultado ha sido que en las 5.457 residencias que tenemos y que suman 385.000 plazas, han fallecido 19.415 ancianos de Covid-19, sumando los fallecidos con PCR positiva y los simplemente diagnosticados. Esto significa el 41,15% del exceso de fallecidos detectado (47176), pese a que los 385.000 ancianos solo constituyen el 1% del total de españoles.

Según la presidenta del Círculo Empresarial de Atención a Personas (CEAP), Cinta Pascual, las causas concretas han sido la falta de material de protección, de tests, de oxígeno, las bajas de personal por estar contagiados, el no permitir contratar a médicos por no tener papeles de residencia, los silencios administrativos a los requerimientos de ayuda, el colapso total y absoluto de los hospitales, que no tenían UCIs disponibles y las instrucciones confusas respecto a ancianos con algunos síntomas de la Covid-19, como la de “se indicará a esta persona que permanezca en el centro o residencia y se lo comunicará a los servicios de salud pública que valoren dicha identificación” del 5 de marzo, que luego, el 24 de marzo, fue cambiada por el Ministerio de Sanidad. Actualmente un grupo de 3.000 familiares de fallecidos por SARS-CoV-2 han presentado en el Tribunal Supremo una querella contra el Gobierno por un posible delito de homicidio imprudente. Es posible que haya presiones sobre jueces y sobre la policía judicial.

El gran error de Sanidad fue no haber reaccionado a tiempo suspendiendo la manifestación del 8 de marzo, pese a que el 23 de enero la OMS había recomendado “prevenir el contagio de personas y evitar la transmisión secundaria”, y que el 30 de enero ya había dado el aviso de “emergencia sanitaria internacional”. Mantener la manifestación del 8M llevó al gobierno a tener que permitir también muchos partidos de fútbol y un mitin político. Luego, por no querer reconocer que había sido un error, se siguió poniendo en peligro a la población diciendo, cuando no había ni mascarillas, ni geles, ni tests, que no eran necesarios.

Es verdad que se haga lo que se haga los fallecidos ya no volverán, pero si ahora no se piden responsabilidades ante la justicia, los responsables van a seguir en sus cargos y, evidentemente, si en otoño se produce un repunte de este coronavirus o aparece otro peligro similar, la pesadilla puede repetirse.

Antonio Jimeno. Biólogo

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.