El desastre

Pues ya está. El desastre está consumándose.

Con PP, Cs y Vox enfrentados en las recientes legislativas, con un PSOE que llevaba casi un año haciendo su campaña desde el poder y con un hartazgo inmenso de la ciudadanía que la llevó a votar lo que se presentaba como “la izquierda de la moderación, del diálogo, del entendimiento, de las soluciones”, el resultado ha sido el que ya conocemos.

Y ahora, legitimado en el poder, el Presidente del Gobierno empieza a llevar las cosas como él quiere. Los resultados tardarán en verse pero para entonces él habrá saciado su vanidad y su ambición.

En su línea de siempre, la propuesta de Iceta como Presidente del Senado la planteó a destiempo y vendiendo la piel del oso antes de haberlo cazado. El resultado ya lo hemos visto: el político del PSC ha salido algo chamuscado y el Presidente ha visto que el nacionalismo catalán quiere algo más que palabras. Les dará algo más que palabras, ya lo veremos, pero de momento lo que urgía era completar el puzzle de cargos en los puestos clave de Senado y Mesa del Congreso.

Y nadie como él para buscar soluciones rápidas. Si el ideólogo del “diálogo” no puede ser, pues su par en la política, la señora que en el colmo del delirio por “el diálogo” apunta que no puede imponerse la Constitución a quien la rechaza. Ella es así. Y presten atención porque seguro que esta dama encontrará soluciones dialogadas para evitar esa imposición.

En cuanto a la Secretaría de la Mesa del Congreso, ¿quién mejor que un hombre absolutamente desconocido hace cuatro años pero que consiguió encaramarse como Teniente de Alcalde en la disparatada candidatura de la Sra. Colau?

Y ello porque su trayectoria le avala: apoyó la secesión en Cataluña, viajó en “viaje institucional” con un séquito de toda su familia a su país de origen y, lo más relevante dentro de su obra, se enzarzó en un forcejeo inaudito, cuyo vídeo aún corre por ahí, con el Concejal del PP, Alberto Fernández Díaz, que tuvo la osadía de tratar de colgar una bandera española, ¡española!, en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona, una ciudad española.

Pues no, el Sr. Pisarello no lo iba a consentir, así que desplegó todo su saber, toda su valía, toda su capacidad de gran estadista, y toda su fuerza física para, con tirones y empujones, impedir que tal desafío pudiera llevarse a cabo. Así que, estas son, de momento, dos de los nombramientos con quien el Presidente va a compartir los logros del triunfo electoral. Pero, habrá más. Estén atentos.

Pero por mi parte ni siquiera preciso esperar, ya les digo que no puedo más. Me resultan insoportables estos nombramientos de personas aupados a la cumbre de unas instituciones que han demostrado querer destruir, por obra y gracia de quién para desgracia de los españoles es la ineptitud y la vanidad hecha persona. Ahora, estas personas cobrarán por hacer lo mismo por lo que antes hubieran merecido que se les persiguiera penalmente y se les inhabilitara políticamente. Así que, ya me dirán ustedes cómo le explicamos esto a Marchena, último reducto del Estado no contaminado por el nacionalismo.

Ya hemos enfilado el último trecho del camino. Cataluña ya está perdida y abandonada sin remisión. España, de continuar así lo estará en 15 ó 20 años… ¿Quién tiene fuerza política, razón moral y legitimidad social para cambiar esto? Creo que hoy nadie.

Así que cuando se escriba la Historia del momento presente, nadie podrá creer que esto pudiera suceder. Sin causa. Y menos aún que no hubiera resistencia a que ocurriera. Nos quedará, eso sí, una frase memorable de la Sra. Batet estimando correcta la inaplicación de la Constitución a quienes no la reconocen, una frase que el Presidente del Gobierno parece que desea que aplique desde la Presidencia del Congreso. Y nos quedará, eso también, una meritoria escaramuza, un braceo voluntarioso del St. Pisarello, para evitar la colocación de la bandera de España en un Ayuntamiento español que el Presidente del Gobierno considera que evitará mejor, y ya sin forcejeo, desde la Secretaría de la Mesa del Congreso.
Pero, aún me queda una curiosidad: ¿Qué jurarán o prometerán estas personas al tomar sus cargos?


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.