Entrevista a Nicolás Cortés: “¿Quién repara los insultos a tantos ciudadanos de Cataluña, los gritos de “botiflers” o ”charnegos”?

Nicolás Cortés

Nicolás Cortés (L’Hospitalet, 1966) es un viejo amigo cuya obra literaria supera en mucho a la mía. Es tan prolífico que cuando no está escribiendo, no sé qué hace. Ha tocado casi todos los palos: ciencia ficción, vampirismo, cómic, filosofía, antropología, historia y ahora se atreve en ‘Dias de otoño’ con el proceso secesionista. Es una recopilación de piezas de análisis sobre la huida hacia adelante del independentismo, algunas de ellas publicadas en elCatalán.es. El martes 21 de mayo presenta el libro en la librería Alibri (Balmes, 26. Barcelona) a las 19:00.

¿’Días de otoño’ es una especie de catarsis para afrontar un ‘procés’ que ha provocado profundas heridas entre los catalanes no secesionistas?

Un poco sí. Nunca en la Catalunya moderna y contemporánea ha habido un enfrentamiento cultural o étnico, sí de clases, entre las burguesías económicas y las izquierdas sociales. Todo se destrozó, vendiéndose identidades para disimular problemas sociales, latrocinios institucionales y las amenazas de la crisis. ¿Pero quién repara los insultos a tantos ciudadanos de Cataluña, los gritos de “feixistes”,” charnegos”, “botiflers”o “franquistas”…?

¿Con qué mirada afrontas en ‘Días de otoño’ el análisis del proceso secesionista?

De manera binaria, como lo he hecho vitalmente: por un lado describiendo con ironía y cachondeo lo que ocurría, brevemente, desvelando embustes presuntamente históricos. Por la otra, recuperando la realidad, una historia académica y social de Catalunya, frente a los cuentos de hadas independentistas.

Al ser un tema tan doloroso, ¿qué sentías al escribir?

Tú lo has descrito muy bien, toda literatura es un procesos catártico, éste doblemente. Más allá de romper el Estado de derecho y utilizar el Govern para intereses sectarios, ha sido muy humillante como a buena parte de los catalanes nos han escupido retóricamente, tratándonos como ciudadanos de segunda.

¿Qué es lo peor del ‘procés’?

Digan lo que digan, la ruptura de la convivencia civil. Una casta beneficiada por los presupuestos de la Generalitat ha azotado odio y radicalismo, también violencia (¿acaso los tirones, insultos y ridiculizaciones no lo son?). Ni libertad, ni democracia, ni represión, tan sólo intentar fracturar una sociedad, para unos fines políticos. Azotar el odio larvado de alguna gente. Muy triste también la hipocresía de algunos “indepes” hacia los castellano parlantes de Catalunya, esa búsqueda de votos cuando te consideran “white trash” (Graupera dixit, ja, ja, ja)…

Tú eres socialista de toda la vida. ¿Qué heridas ha causado dicho proceso en la izquierda catalana?

Radicalizar a ERC y enloquecer a otra izquierda que surgió del 15 M. El nacionalismo es así, ya pasó a principios del siglo XX en casi toda Europa. En el PSC ha servido para quitar la máscara de alguna gente, eso sí, algunos abandonos y traslados tuvieron que ver más con la pérdida del cargo institucional, más que con sesudos planteamientos ideológicos. Solo hace falta ver trayectoria de alguno de ellos.

¿Se han equivocado algunos líderes sindicales al priorizar la hoja de ruta secesionista sobre la lucha por los derechos de los trabajadores?

En UGT, mi sindicato, no conozco ningún caso que haya supeditado la izquierda y lo social al “procés”; de lo contrario deberían dedicarse a otra labor. Los sindicatos han evolucionado también y ahora, además de la defensa de los derechos de los trabajadores, hay otras reivindicaciones vitales, desde ecológicas hasta culturales, también identitarias. La diversidad es una de las características del sindicalismo actual.

¿Qué otros temas tocas en el libro?

En toda la segunda parte se enfoca la evolución social en el territorio catalán, breves artículos, que hablan desde las colonias griegas hasta el fusilamiento de Ferrer y Guardia, “Días de Otoño”; poniendo en valor la importante posición de Catalunya como enclave de movimientos políticos, también de servilismo nacionalista.

¿Cómo puedes pasar de escribir sobre cómic, o ciencia ficción al análisis político?

La buena ciencia ficción está cargada de mensaje político, desde H.G Wells, uno de los fundadores del Partido Laborista inglés, hasta Frederik Pohl o Harlan Ellison, no veo distancias, sólo medios diferentes. Ten presente que uno de los mejores análisis de la Comuna de Paris ha sido un comic, “El grito del pueblo” de Vautrin y Tardi.

Eres un experto en temas de solidaridad y cooperación al desarrollo. ¿Ha usado la Generalitat la ayuda económica en este campo para internacionalizar el procés?

No hay una línea única. Al inicio CIU y Mas se niegan a pagar a ONG’s y suspende el 0’7% para Cooperación, para luego meter subvenciones para atraerse el tejido asociativo. Pero lo más grave ha sido vergonzoso ver como alcaldesas “convergentes” han hablado de “presos políticos” y “llibertat de pobles” frente a pueblos que están sufriendo de verdad, algunos en enfrentamientos armados y ante genocidios, como los kurdos, saharauis, palestinos.

Un caso emblemático con Palestina: la Barcelona de CIU eliminó la cooperación humanitaria en la franja de Gaza, ni un euro; años después, con una educada carta, pidió el apoyo para la independencia, hablando de solidaridad “entre pueblos maltratados y oprimidos” como el palestino y el catalán… Otra muestra más de cinismo.

¿Y cómo ha sentado esta actitud a los que, como tú, creen que la cooperación es fundamental para contribuir al desarrollo de los pueblos?

En los últimos tiempos, la Agencia Catalana intenta hacer un ejercicio de consenso con el nuevo Plan Director, bienvenido sea. Sin embargo otros organismos de cooperación municipalista, ocupados por el independentismo, como el Fons Catalá de Cooperació, hacen ostentosa presencia de lazos amarillos y de mensajes de ataque al “Estat Espanyol”, aprovechando discursos, bien sean de refugiados, educación o de fortalecimiento de lenguas indígenas frente a la opresión del “espanyol” en América Latina. En fin, un disloque.

A veces preguntas a gente honesta de esos países de sur como nos ven, nos ven con extrañeza y piensan en por qué y cómo nos peleamos de manera absurda cuando podemos vivir holgadamente. Esto ya no me lo dicen, pero creo que se burlan un poco de nosotros…

Por Sergio Fidalgo


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.