Debemos remontar el 1-O

No le demos más vueltas. Nos la han colado a todos por la “escuadra”.

Lo tenían todo estudiado y planificado.

Para consumar su circo y avanzar en la hoja de ruta han sido capaces de saltarse todas las normas habidas y por haber, incluso las que crearon ellos mismos a su gusto y conveniencia.

Para un catalán leal y legal toda esta inventiva del censo universal, del voto libre sin control, dónde quieras, de la manera que quieras, con la papeleta que te imprimas, sin necesidad de sobre y todas las veces que quieras, sinceramente duele y da mucha pena.

Ahora, siguiendo el libreto de esta tragicomedia, toca ahondar en la fractura social haciendo lo que mejor saben, que no es otra cosa que aludir al victimismo y, ayudados de refuerzos experimentados, “borrokear” y hostigar para seguir tensando la cuerda.

Son tan ruines que, me consta, algunos independentistas de toda la vida ahora van diciendo que no lo eran y que, tras las actuaciones de la Policía de este domingo pasado, se subían al carro. Nueva muestra penosa de afán por la concienciación y búsqueda de complicidad social.

En este sentido debo decir que, a fecha de hoy y con todo lo que está pasando, tampoco me ofrece ninguna confianza aquel que todavía no tuviese clara la situación y no viese el peligro de tanta mentira y difamación, armas usadas con total impunidad y benefactora lluvia de millones, por parte de toda esa horda de bien pagados que copan los medios de comunicación del Régimen, carentes de profesionalidad objetiva y rebosantes de ira fanática.

Pasado el domingo que abrió el mes de octubre la imagen de los catalanes es denigrante. ¿Dónde queda ese pueblo trabajador, comprometido, con sentido común, colaborador, entusiasta, emprendedor y legal? Espero que todo aquel que quede cuerdo vea claro que este giro hacia lo conflictivo, la intolerancia, la ilegalidad y desobediencia, que estamos en obligación los verdaderos demócratas de gritar y denunciar ante el mundo, es fruto de esa purria de gobernantes que han decidido saltarse la Ley y enfundarse en la estelada.

Hemos pasado del “nos roban” al “nos pegan” y, con ese pretexto fundamentado en imágenes en la mayoría de casos falsas, que pueden ser de otros países, de otros años o con otro sentido, llegan a justificar el paro de la economía y la sociedad con una huelga que también estaba en el guión, repito muy bien estudiado y planificado.

Ha sido muy doloroso ver cómo han usado a la Policía Nacional y a la Guardia Civil tras la “TRAICIÓN” de los Mossos d´Esquadra. No tiene otro nombre ni calificativo. El modo como estos funcionarios se liberaron de toda responsabilidad y dejaron la ingrata actuación, para desacreditarlos como estaba predefinido, en manos de los cuerpos verdaderamente profesionales y al servicio de la Ley, lo dice todo. Han pasado dos días y aún no se ha expulsado a su cúpula política y policial, o policial y política. Mal vamos.

Al hilo de lo anterior, para cualquier persona cabal, normal y decente, asistir a un acto ilegal tiene sus posibles repercusiones (me vienen un montón de ejemplos a la mente) y, desde luego, especialmente tiene riesgos si se usa a abuelos o hijos como arietes o escudos. Cualquier persona sana y sensata sabe que a un acto ilegalizado mejor no ir, y el que va debe asumir que actúa contra la legalidad vigente. Tampoco es difícil entender, para cualquier persona coherente, que el hecho de insultar, provocar, escupir o empujar a un antidisturbios, que está trabajando para evitar actos ilegales, puede tener consecuencias.

En definitiva, esta nueva versión de fascismo vuelve a utilizar a la gente, tras mentalizarla a base de mentiras (no puedo olvidarme, entre cientos de tonterías, de la promesa de pensión doble para los jubilados), y están totalmente abducidos, con las orejeras ajustadas, buscando EMPEZAR DE CERO en una República Bananera de nuevo cuño.

Le pido a nuestro Gobierno, en especial al Presidente de nuestro país que, con la Constitución que juró en la mano, tome las medidas pertinentes para EMPEZAR DE CERO y acabe con esta pesadilla. Ya sabe cómo.

Luego tocará volver a negociar las nuevas cláusulas de lo que debe ser la descentralización administrativa en favor del ciudadano, sin ceder de ningún modo competencias que han sido utensilios de adoctrinamiento, o que han demostrado su deslealtad. Y lo puede hacer con total orgullo, sin acomplejamiento de ningún tipo, cumpliendo con su tarea como Presidente de España.

Con los años, duros sin duda, le podremos dar la vuelta al marcador y recordaremos su actuación de gobierno en positivo, quedando diluida la percepción que muchos empezamos a sentir.

Conviene no olvidar que España está por encima de los políticos y de las siglas, y estamos jugando ya la prórroga de un partido que cada día que pasa pinta peor.

Javier Megino es Vicepresidente Ejecutivo de Espanya i Catalans

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.