Aislando a la libertad

Escribía, hace ya algún tiempo, el controvertido Spinoza, en su Tratado Político “ahora bien, puesto que de cien hombres que llegan por casualidad a puestos de honor, apenas si se hallan tres que destaquen por su habilidad e inteligencia…”. Vivimos tiempos de crisis provocadas por el más íntimo de los miedos: la muerte. Pensamos que en este periodo está en juego nuestra vida. Pero hay algo más y sobre eso es fundamental que se haga una reflexión.

Libertad, todos pretendemos ser iguales; queremos ser humanos, pero nos hemos visto inmersos, desde hace unos años, en eso que los “listos” denominan guerra cultural y que se basa, entre otras cosas, en construir una hegemonía discursiva que acepte que las democracias liberales son escenarios de contiendas y que todo lo que ocurre en ellas se puede debatir y obliga a un posicionamiento, hasta la muerte.

El tiempo de la pestilencia no sólo afecta a la salud física de las personas, también a las afecciones en la ética y moral de las sociedades y sus dirigentes. En menos de quince días hemos asistido ya a una deslealtad institucional por parte del señor Torra, a una clara declaración de intenciones neo-leninistas por parte del vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias y a una no disimulada y contumaz campaña contra la iniciativa privada y, por extensión, contra la libertad de las personas.

Los canales de comunicación para esta deriva totalitaria, rupturista y que alienta las lógicas maniqueas en la sociedad, han sido determinados medios de comunicación que, apoyados en la falsa sensación de aumento de audiencias provocado por el confinamiento físico de los españoles, han adoptado la actitud del eco que surge de Moncloa. En ese eco se pasan por alto la deslealtad permanente de los socios del gobierno y de los cómplices necesarios (ERC, Torra, PNV y toda suerte de identitarios) para poner el foco en los partidos de oposición PP y Ciudadanos y los territorios en los que gobiernan, concretamente Madrid. La capital de España y la Comunidad son la pieza favorita que se desean cobrar, confinando de paso la verdad, la objetividad y la equidad en las informaciones.

Del mismo modo, se pasa por alto la, cuando menos, falta de previsión del gobierno frente a la crisis y se alude a los siempre aglutinadores sentimientos de bondad que adormecen en los seres humanos en el fragor de la cotidianidad. Nada de crítica se dice, mientras se silencia el parlamento y se homogeniza la respuesta vergonzante de todos ante la muerte de centenares de personas. Este silencio impuesto y aceptado por la oposición encierra algo mucho más perverso, el aislamiento de la libertad. De la posibilidad de discrepar y criticar, desde la lealtad y la responsabilidad, los errores cometidos, ¿qué diferencia hay, pues, entre silenciar el Golpe de Estado del 2017 y la pésima gestión que el gobierno de Sánchez y sus aliados han llevado a cabo en los meses iniciales del 2020 y la falta de verdad que transmiten en sus permanentes ruedas de prensa que dan (ruedas de prensa con preguntas más o menos dirigidas, pero con respuestas claramente redactadas a priori). Una suerte de mentira blanca y de melancólica información incompleta.

En medio de todo este abismo que se transmite por el contacto con otras personas, algunos continúan en su égida particular en torno a Pedro Sánchez y la eficacia de tal o cual régimen político que ha resuelto la cuadratura del círculo (confinado a poblaciones y sofocado el crecimiento del virus). Nada importa ahora la opacidad del régimen ni la paradójica relación que pueden llegar a tener con la transparencia y la verdad, están salvando a gente.

Pero, concluyamos en que dos son los rasgos básicos que empiezan a construir el aislamiento de la libertad al que estamos asistiendo, ya sin disimulo. El primero es el de la popularidad de la ignorancia. Se prefiere ignorar que, tras las palabras de los responsables de Podemos y de los separatistas catalanes (unidos en sus escatológicos objetivos políticos), hay todo un proceso de disolución que aprovecha la pestilencia y el miedo a los miasmas como fuerza motora de su momento.

El segundo rasgo es la ruptura del principio de libertad de pensamiento. No quieren que se reflexione algo que vaya más allá de lo que la “máquina” nos dice. Las palabras sagradas que se emiten en las comparecencias del Presidente del Gobierno, sesgan, paulatinamente, cualquier posibilidad de crítica, anestesiando a la población bajo el uso de la razón práctica que determina que, en esta coyuntura, debemos pensar una única idea que Sánchez, la reclusión y el viento del este, nos salvarán. Tales ideas surgen de una reformulación de la idea de pecado original. En este caso, y para todos los pensadores de la izquierda y del pensamiento neo-leninista que comparten separatistas y los socios del gobierno, el mal está en el mercado y en lo privado.

Es pura emoción liberticida la que lleva a defender lo público como antítesis de lo privado y generando con ello un lenguaje de buenos y malos que recuerdan las lógicas de la lucha de clases, de clanes o de territorios (que todo vale en esta revolución), por eso, no olvidemos a Derrida, cuando afirmaba que ningún signo tiene significado aisladamente y, cuando escuchemos a determinados políticos hablar de defensa de lo público, cierre de fronteras, aislamiento, etc. Traduzcamos esos significantes como la parte de un todo que va más allá de la coyuntura trágica en la que nos encontramos. Tengamos momentos de vacilación cada vez más libres y menos mediáticos, no vaya a ser que en la apariencia nos controle y mañana, cuando seamos mayores haya pasado la pubertad del encerramiento, estemos comprando en el supermercado, pero nuestra libertad haya sido aislada y confinada. Luego no habrá amnistía.

NIHIL VIRTVTE FERTILIVS

Heraldo Baldi

(NOTA: En estos momentos de crisis y de hundimiento de publicidad, elCatalán.es necesita ayuda para poder seguir con nuestra labor de apoyo al constitucionalismo y de denuncia de los abusos secesionistas. Si pueden, sea 2, 5, 10, 20 euros o lo que deseen hagan un donativo aquí).


‘Equidistantes exquisitos’ es el último libro de Antonio Robles, un ensayo que constituye, en palabras del economista Félix Ovejero, “un inventario del paisaje humano que allanó el camino a la locura nacionalista”. Cuenta con un prólogo del dramaturgo Albert Boadella. El PVP del libro es de 17 euros. Si desean pagar por tarjeta o paypal pueden hacerlo en este enlace del módulo de pago. Sigan los siguientes pasos: Pongan en el recuadro en blanco ("donaré”) el importe correspondiente al número de ejemplares que deseen (17 euros, si quieren uno; 34 euros, si quieren dos, y así sucesivamente). Pongan solo el número, no pongan la palabra “euros”. Sin añadir nada más hagan clic en el botón "donar". A continuación, le saldrá otra pantalla en la que le pedirán datos y pongan en el recuadro "información adicional" la siguiente información: "Libro Robles" y su dirección, código postal y un correo electrónico válido. Ha de escoger si quiere pagar por tarjeta de crédito o por paypal. Y luego dele a "realizar el pedido". Otra forma de adquirir el libro es escribiendo un correo a [email protected] y se les informará de otras formas de pago. El libro tardará unos 15 días, debido a la reducción del servicio de Correos. Si tienen dudas escriban al correo antes indicado.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: [email protected].
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.