En el 40º aniversario de un asesinato

El pasado 9 de mayo se cumplieron 40 años del asesinato de José María Bultó por parte del “Exèrcit Popular Català”, integrado después en “Terra Lliure”. El grupo criminal le quitó la vida al propietario de la marca de motocicletas Bultaco en nombre de “l’alliberament del poble català”, buscando imponer sus ideas nacionalistas a través del miedo y el terror.

En la efeméride de su asesinato conviene alertar sobre la connivencia que a día de hoy mantienen los nacionalistas con sus asesinos por razón de coincidencia ideológica. Un ejemplo lo encontramos en que la CUP, hasta hace poco, vendía en su tienda online un libro dedicado al EPOCA, presentando a los terroristas como “activistes catalans que volien contribuïr al progrés del país”. Algún desprevenido podría pensar que se trata de la excentricidad política de un grupo minoritario dentro del nacionalismo catalán. Pero no resulta una excentricidad: el municipio de Cervelló tuvo, a raíz de una iniciativa de ERC apoyada por CiU, una calle dedicada a Jaume Martínez Vendrell, el asesinó de Bultó. Posteriormente una sentencia judicial obligó a retirar el nombre del asesino la calle, para disgusto de una ERC ya dirigida por Junqueras. Para ellos, Martínez Vendrell merece una calle por su «patriotismo catalán» y “su buen comportamiento ciudadano”. Como también consideran que Carles Sastre, compinche de Jaume Martínez en el asesinato de Bultó, merece acudir al Parlament a los aquelarres separatistas de la “cimera pel referèndum” o que lo entrevisten en TV3 presentándolo como un “patriota català”.

Esto hechos lo que indican es la dimensión ética y moral de los nacionalistas que ocupan cargos en las instituciones en Cataluña. Rinden honores a esos asesinos porque no dejan de considerarlos de los suyos. Y es que así funciona el nacionalismo: no se mueve por parámetros éticos, sino de identidad. Por eso, lo que es inaceptable desde el punto de vista ético y humano, lo disculpan en Cataluña los poderes públicos en manos nacionalistas. En lugar de poner un cordón sanitario a aquellos que han pretendido imponer sus ideas violentamente, los llaman patriotas. Como decía, el nacionalismo va de identidad. Y las identidades, como bien ha escrito Amin Maalouf, asesinan.

El cuadragésimo aniversario del asesinato de José María Bultó no ha tenido apenas repercusión. No se le ha mencionado en la portada de TV3, ni se le ha realizado ningún homenaje institucional a esta víctima del terrorismo; sólo el que de la Asociación Catalana de Víctimas del Terrorismo. Porque, como se ha podido observar aquí, para los poderes autonómicos los que merecen el reconocimiento son sus asesinos. Algún día la historia juzgará toda esta etapa como merece. Y pondrá al nacionalismo catalán ante el espejo. A Bultó, según TV3, lo mató “un patriota català”. Por eso ha pasado completamente desapercibido para los medios de comunicación nacionalistas. Y es que en el 40 aniversario del asesinato de Bultó, los poderes públicos en Cataluña están más cerca de sus asesinos que de la víctima.

El nacionalismo es una enfermedad moral, una ideología destructiva, disolvente. Como la xenofobia, el racismo o la homofobia. Y frente a él, la única opción es derrotarlo. Con pedagogía, defendiendo la ciudadanía común, las leyes democráticas, la ética y la aplicación del derecho. Cuando lo hayamos derrotado, los poderes públicos en Cataluña estarán más cerca de Bultó que de sus asesinos. Mientras, tanto reconocimiento a sus víctimas como rechazo a todos aquellos que no saben dónde se hallan los límites de la ética y la moral.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.