40 libros para una Barcelona plural. ‘Lo que nunca te han contado’, de Ángel Puertas

Los libros que juegan a relatar, en el ámbito cultural, económico, político o deportivo, la rivalidad entre las ciudades de Barcelona y Madrid son legión. Pero existe el subgénero de la ‘obra amable’ que intenta tender puentes entre las dos urbes más importantes de España. Bien sea desde la óptica de la Meseta o la catalana, intentando analizar las causas de las diferencias y planteando alternativas.

‘Lo que nunca te han contado’ (Editorial Mileni Arts), de Ángel Puertas es, tal y como dice el subtítulo de la obra, “Cataluña vista por un madrileño”. Sobre todo, de su capital, que es la parte que el autor conoce mejor. Y es que Puertas es la síntesis que un libro así reclama: creció en el barrio madrileño de Aluche, comenzó su doctorado en Derecho en la Universidad de Alcalá de Henares y lo finalizó en la Universidad Autónoma de Barcelona. En la Ciudad Condal conoció a su mujer y trabaja en una de las urbes del área metropolitana, Sabadell. No solo eso, cuando supo que sería destinado a Barcelona (trabaja en los juzgados), decidió aprender catalán en el Cercle Català de Madrid, situado en plena Plaza de España.

La obra comienza con una entrevista al autor en el que plantea los temas principales del libro. El análisis de la Historia de Barcelona, y de toda Cataluña, es fundamental en el análisis que Puertas hace sobre la compleja relación entre los dos poderes, el central y el local, en sus diversas variantes a lo largo de los siglos. Y destaca especialmente las guerras carlistas, de las que dice que “en un lapso de cincuenta y tres años (1822-1875) los catalanes sufrieron treinta y cinco de guerra civil, lo que no padeció ningún otro pueblo de España”.

Puertas asegura las “profundas heridas de las guerras carlistas” provocaron que “durante más de cincuenta años la sensación de maltrato físico flotaba en el ambiente político y social de Cataluña. El propio Engels, al hablar a sus seguidores de la revolución obrera, citaba a Barcelona, la ciudad de Europa en la que no hacía falta preparar la revolución porque ésta estaba permanentemente preparada para la lucha”. También le dedica buena parte de su obra a la Guerra de Sucesión, sobre todo al sitio de Barcelona, y a los mantras que el nacionalismo ha creado a partir de su reinvención de este conflicto sucesorio para convertirlo en una batalla entre Cataluña y el resto de España.

El autor mantiene una postura crítica con el nacionalismo, al que analiza desde diferentes vertientes, y de admiración hacia Cataluña, sobre todo a su capital. Tanto desde los detalles, como cuando elogia la costumbre catalana de que cada persona se pague lo suyo en los bares, hasta en lo más íntimo, cuando destaca el cariño que el barcelonés tiene a su ciudad. También analiza los tópicos sobre su comunidad autónoma de acogida, como la teórica laboriosidad, las relaciones entre “catalanes de toda la vida” y “charnegos” o el presunto sentimiento de superioridad de algunos catalanes.

Dentro de su tarea de desmitificar la visión que ha creado el nacionalismo sobre Barcelona, recuerda que la capital catalana fue una ciudad taurina, que contó con varias plazas. De hecho, uno de los principales motines que se vivieron en la Ciudad Condal se produjo, tal y como recuerda Puertas, el 25 de julio de 1835 porque en la Barceloneta, un popular barrio del litoral, se lidiaron seis toros mansos y el público “desató su cólera, arrojó bancos y sillas y, en turbamulta, se lanzó sobre los conventos de frailes, que fueron pastos de las llamas y sus moradores degollados”.

En el ánimo de Puertas está el intentar mejorar las actuales relaciones entre Barcelona y Madrid y, por ende, entre la Cataluña nacionalista y el resto de España. Propone diversas medidas legislativas y para profundizar en el conocimiento mutuo, aunque insiste en una idea muy concreta: trasladar el Senado y cuatro ministerios a Barcelona. Porque “lo lejano parece ajeno, lo próximo, propio” y lo complementa argumentando que “otras instituciones del Estado deberían ubicarse en otras comunidades autónomas, a semejanza de la experiencia alemana o suiza”. El autor se siente muy español y muy arraigado en Cataluña y busca la síntesis para que la convivencia mejora y se deje atrás la actual etapa de conflicto social y político. Es una obra completa, bien argumentada y que no dejará indiferente al lector.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.