Xavier Gabriel, botifler con 8 apellidos catalanes

Jaume Vives

Es divertido ver cómo Tabarnia se ha convertido en un arma tan poderosa que está consiguiendo que el nacionalismo se destruya a sí mismo.

La última genialidad que está sacando de quicio al mundo separatista es el nombramiento de Xavier Gabriel, el lotero más famoso y carismático de España, como ministro de Hacienda de Tabarnia.

Atónitos asistimos al odio visceral  de los indepes contra algunos medios nacionalistas que publican la noticia. Llevan décadas tragando a diario porquería de estos panfletos: República bananera por aquí, declaración interrupta por allí, y claro, ahora ya no quieren nada sin colesterol. Hasta el punto de enfadarse con la mano que les da de comer todos los días. Les molesta algo rico en vitamina C, ciertamente con un toque ácido, pero fresco y saludable.

Y otra cosa que también pica es que Xavier Gabriel es la evidencia del fracaso nacionalista. Catalán de socarrel, de un pueblecito perdido junto a la montaña más bonita  y alta de Cataluña, La Pica d’Estats. Rodeado del virus, pero totalmente inmune a él. Los enemigos de la razón y la libertad necesitan una explicación para que no les estalle el cerebro. Lo arreglan así: “Xavier Gabriel, un mal catalán”. Pero atacar a Xavier Gabriel es atacar lo más auténtico de nuestra tierra: el seny, la rauxa, la autenticidad que solo tiene quien vive en el campo, el espíritu sacrificado y emprendedor de nuestros mayores.

Xavier Gabriel es entrañable y el trato que le han dado estos últimos meses, despreciable. La fuerza de la propaganda del odio es tan fuerte que es capaz de conseguir que el panadero de toda la vida ahora te vea como el enemigo a batir. Pero por muy fuerte que sea ese vertedero de odio, nada puede vencer al amor. Y Tabarnia y Xavier son eso: amor y alegría en la lucha.

No se puede vivir eternamente enfadado, aunque algunos se esfuerzan mucho. Los tabarneses necesitábamos oxigenar el cerebro, tantas grasas saturadas lo estaban asfixiando. Y gente como Xavier Gabriel es esperanza ante una realidad muy gris y muy triste.

Gracias Xavier porque no has venido a cobrar el 3%, ni mordidas institucionales, gracias porque has venido a repartir dinero, suerte y felicidad.

Y aunque les joda Xavier, eres catalán, muy catalán. Y a nosotros nos encanta.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo