“A veces podemos tener miedo, pero lo hacemos porque es lo mejor para nuestros hijos”

 

La emoción presidió el acto de apoyo a los padres del CEIP Josep Guinovart que batallaron en los tribunales con la Consejería de Educación de la Generalitat para conseguir lo que debería ser un derecho fundamental: recibir clases en castellano para sus hijos. La sala anexa a la biblioteca Ramón Fernández Jurado estaba a reventar con cerca de 200 personas que quisieron mostrar su solidaridad con estos héroes del siglo XXI.

Las personalidades que quisieron con su presencia mostrar cariño y apoyo hacía unos padres que están siendo linchados por el entorno secesionista fueron legión. A riesgo de ser injustos por dejarnos a alguien, citaremos a aquellos que pudimos ver en la penumbra de una sala abarrotada: el presidente de Societat Civil Catalana, Mariano Gomà; el ex presidente de SCC, Rafael Arenas; los directivos de SCC José Domingo, Núria Plaza e Isabel Fernández Alonso; el ex alcalde de Castelldefels, el popular Manuel Reyes; el diputado de Cs en el Parlament, Sergio Sanz; el ex diputado de Cs, Jordi Cañas; el regidor de Cs en Castelldefels, Guillermo Massana; el portavoz nacional del recién creado partido dCIDE, Antonio Robles y la portavoz adjunta de la plataforma Ahora, Dolores Agenjo.

La Asamblea por la Escuela Bilingüe la entidad organizadora del acto, cuyo lema era “Razones para una escuela bilingüe”, se volcó para que todo fuera un éxito y lo consiguió con creces. El momento más emotivo fue cuando una de las oradoras, Mercè Vilarrubias, presentó a las dos personas que ejercieron de portavoces de los progenitores que presentaron la acción judicial. Toda la sala se puso en pie durante varios minutos y ovacionaron a unos ciudadanos convertidos en héroes cuando solo querían ser padres.

Rebeca Carpi, una de las dos portavoces de los padres, se mostró muy dolida con el Consistorio de Castelldefels, presidido por la socialista María Miranda: “Que el Ayuntamiento nos desampare diciendo que hemos iniciado un acoso judicial nos resulta incomprensible”.

Carpi quiso responder, con firmeza, a los secesionistas que han iniciado la persecución a los progenitores discrepantes: “Nos han acusado de estar manipulados políticamente, pero tenemos un coeficiente intelectual normal y somos muy conscientes de lo que pedimos, porque hablamos de la educación de nuestros hijos”.

Y concluyó: “A veces podemos tener miedo, pero lo hacemos porque es lo mejor para nuestros hijos. Todo lo que hemos hecho ha sido dentro de la ley. Y eso para mí es importante no solo porque soy profesora de Derecho Civil en la universidad, sino porque si nos salimos del marco de la Ley, del Estado de derecho, esto es la selva”.

El acto fue clausurado por Ana Losada, portavoz de la AEB y una de las madres que ha sufrido en sus carnes la experiencia del acoso nacionalista por solicitar unas pocas horas de enseñanza en castellano para su hija. Losada hizo una apelación a las autoridades educativas catalanas para que desplieguen políticas que atiendan exclusivamente a intereses pedagógicos; a las entidades asociativas y partidos políticos nacionalistas para que, en vez de demonizar y acosar, escuchen a quienes no comparten su modelo educativo; a los periodistas, para que den voz a las víctimas más frágiles de las sectarias políticas lingüísticas de la Generalitat y a la ciudadanía en general para que deje de lado el miedo y plante cara, de forma coordinada, al fanatismo nacionalista que ha invadido los centros educativos catalanes, y que se traduce en intransigencia lingüística pero también en adoctrinamiento ideológico.

Los otros oradores que participaron fueron Dafne Ungerer, representante de los padres del CEIP Josep Guinovart; Carlos Silva, catedrático de Inglés en el Instituto Bisbe Berenguer de Hospitalet de Llobregat; Nuria Plaza y José Domingo.

El presidente de Societat Civil Catalana, Mariano Gomà, en declaraciones a elCatalán.es fue rotundo: “Como presidente de SCC es un verdadero orgullo contribuir en la ayuda necesaria a grupos de padres y madres valientes que se han sentido desasistidos por la oficialidad y en total soledad en su lucha. Siempre nos tendrán y estaremos con ellos”. “No hay más que ver la ovación de la sala abarrotada con todo el mundo puesto en pie en un aplauso interminable y emocionante”.

Y aseguró que “la estructura organizativa de SCC en sus diferentes áreas y sectoriales siguiendo una escrupulosa transversalidad, permite y requiere estos apoyos masivos porque se lo merecen en la lucha. En este caso es la Asamblea por la escuela Bilingüe la organizadora del acto, pero hay muchas mas áreas cubiertas en donde estamos colaborando y ayudando. Ojalá nuestros recursos permitan a SCC seguir liderando los movimientos en defensa de la unidad”.

El ex alcalde Manuel Reyes declaró a elCatalán.es que “desde el Grupo Popular de Castelldefels hemos tendido la mano desde el primer momento. Compartimos con las familias que queremos lo mejor para nuestros hijos, y por ello romper con una enseñanza hasta ahora monolingüe, y evolucionar hacia una bilingüe, no solo es de justicia sino una necesidad en un mundo cada vez más global”. “Lamentamos que el gobierno local liderado por el PSC haya dado la espalda a estas familias. Estamos convencidos que casa vez serán más los valientes que van a dar un paso adelante contra el pensamiento único e identitario que los separatistas quieren imponer en nuestra sociedad”.

Guillermo Massana, concejal de Cs en Castelldefels, atendió a este diario y ofreció “todo nuestro apoyo a esta iniciativa y es un paso adelante en los derechos de los padres y los alumnos. Y nos parece incomprensible la actitud del Ayuntamiento dejando de lado a sus ciudadanos, especialmente la postura del PSC”.

Antonio Robles, portavoz de dCIDE, también mostró su apoyo y declaró que “viendo el coraje de las madres del colegio de Casteldefels, defender el derecho de sus hijos a estudiar en su lengua materna, me recuerdan el de tantas madres antes apaleadas en el pasado, como las madres de CADECA, que ni siquiera están en la memoria de estas generaciones. Nunca oyeron hablar de ellas. Ese es el triunfo más sofisticado del nacionalismo: borrar el pasado de su propia lucha”.

“Ha llegado el momento de no pedir cuotas, sino derechos y los derechos no se negocian, se hacen respetar. ¿Por qué unos padres nacionalistas tiene derecho a que sus hijos puedan estudiar en catalán y unos padres hispanohablantes no? Basta ya de abusos y déspotas. Es preciso tomar conciencia de que nunca más debemos dejarnos chulear por estos pederastas del ‘procés'”.

Por último, el diputado de Cs en el Parlament Sergio Sanz aseguró a este medio que “espero que algún día no sean necesarios actos como este, porque significará que ya no será necesario reivindicar lo que es normal. La exclusión de la lengua de la mayoría de los catalanes del sistema educativo es una anomalía democrática. El ayuntamiento del PSC atenta contra la igualdad de oportunidades al ponerse del lado del nacionalismo que detenta el poder y no de las familias que tienen que recurrir a la justicia para reivindicar derechos que tienen reconocidos legalmente”.

“Todo mi apoyo y reconocimiento a las familias que se han atrevido a reivindicar los derechos de todos, frente a unos gobernantes autoritarios que no respetan la separación de poderes ni los derechos democráticamente reconocidos”.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo