TV3: por error u omisión

Cuenta Valentí Puig, en una entrevista para elcatalan.es, que él no ve TV3 porque no le gusta que lo engañen. Sabía reflexión la suya. El bueno de Valentí es un hombre sensato que suele tomar decisiones en base a criterios racionales y no simplemente emotivos. Un servidor de ustedes confiesa que, sin llegar al extremo de la desconexión total como Puig, de vez en cuando sintonizo con la tele pública catalana para seguir la información meteorológica. Poca cosa más.

En días de alta temperatura ‘patriótica’ visiono la parrilla de titulares para comprobar el grado y el volumen de autoengaño al que va a ser sometido el televidente catalán. Luego cambio de cadena. Lo lamento por los buenos profesionales que allí laboran sometidos a directrices partidistas, pero las cosas son así. El nivel de toxicidad de los medios de comunicación públicos catalanes es directamente proporcional a la incapacidad del Govern para articular un relato sensato y sin enemigos. Pero no todo son mensajes directos o subliminales en TV3 y Catalunya Ràdio. El nivel de manipulación llega hasta el extremo de obrar tanto por error, consciente o no, como por omisión, seguramente consciente.

La televisión catalana es capaz de ignorar y pasar por alto el apoteósico recibimiento que le brindó la barriada de Llefià a Carles Puigdemont. El tímpano del presidente catalán pudo comprobar, en oreja propia, como suena un coro de abucheos con acompañamiento de silbato. El confiado patriota catalán, que solo se informa por TV3, nada supo de ello ese día de jolgorio badalonés, ni de otras muchas cosas que suelen suceder. Pecado de omisión.

Los ciudadanos de Viladecans, amigos y familiares de Carlos Ruiz,  contemplaron extrañados la gran metamorfosis estética de su alcalde en el Telenotícies de TV3. La imagen en pantalla de Ruiz, recién elegido miembro de la nueva ejecutiva del PSOE, nada tenía que ver con su persona. ¿Error?

Ustedes, que suelen ser benevolentes, me dirán que no juegue con anécdotas puntuales, que un fallo lo tiene cualquiera. No lo hago. La manipulación de contenidos  en los medios de comunicación públicos son una constante en beneficio del relato secesionista. La selección de noticias, las entrevistas y el mensaje que llevan adherido es tendenciosa en extremo. Todo ello- y cada día más- es denunciado por profesionales, opinadores y ciudadanos ilustrados como Puig. Faltaba, tan solo, subir un eslabón más en esa cadena de despropósitos en que se ha convertido TV3. Ahora peca ya, mortalmente, también por error y omisión.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo