La importancia de la prensa local

Se habla poco de un ámbito comunicativo que a priori parece poco importante, porque está alejado de los grandes focos políticos, el de los medios locales y comarcales que ofrecen la información más cercana a buena parte de la población catalana. Analizados uno a uno sus audiencias son pequeñas en la mayoría de los casos, de ahí que a menudo no sean tenidos en cuenta cuando se habla del apoyo de la prensa a la causa secesionista, pero en conjunto llegan a sectores muy importantes de la ciudadanía. Y ahí el balance es aún más trágico.

Docenas de semanarios o mensuales gratuitos, que en algunos casos son la única publicación de la ciudad o de la comarca, bajo el anzuelo de ofrecer información de proximidad cuentan con una línea editorial y de opinión absolutamente secesionista, denigrando continuamente a las instituciones comunes de todos los españoles y apoyando la necesidad imperiosa de romper la convivencia entre todos los ciudadanos. Y con una tenacidad sin límites, aprovechan cualquier ocasión para practicar la gota malaya con sus lectores, para que poco a poco vayan desconectando mentalmente de cualquier lazo de afecto hacia el resto de españoles.

En las páginas de deportes cuentan los últimos avatares del equipo de fútbol local, mientras que las columnas de opinión cualquier incidencia que afecte a una infraestructura dependiente del Gobierno central sirve para incidir en el ‘atraso’ de España. O se vende como imprescindible la secesión para que Cataluña siga avanzando y sea más próspera. Cualquier consigna de las antenas locales de la ANC o de Òmnium Cultural, que tienen una considerable presencia en la Cataluña rural y alejada de las áreas metropolitanas de Barcelona y Tarragona, es seguida con entusiasmo por docenas de columnistas locales.

Esta red de publicaciones locales pro-secesión, bien regadas con anuncios de las administraciones públicas que dominan los partidos independentistas, trasladan a todos los hogares de la Cataluña no metropolitana los mensajes que convienen a los estrategas de la ruptura con España. ¿Quién no va a coger un periódico gratuito en el que se informa del programa de actos de la fiesta mayor de la localidad o de la agenda de fin de semana en la comarca? La información más cercana es el gancho para que los columnistas separatistas sigan con su labor de mantener alta la moral de sus huestes y para intentar convencer a nuevos ciudadanos para su causa.

Es necesario que emprendedores que crean que es necesario reconquistar el corazón de los catalanes manipulados, que deseen ayudar a desmontar las mentiras de los secesionistas para que la convivencia entre todos los españoles sea cada día mejor, apuesten por crear medios locales en Cataluña. O en apoyar a algunos que ya existen, como algunos digitales constitucionalistas del estilo de la Revista Digital de la Catalunya Central, del Maresme y del Vallès. Hay que desarrollar nuevos proyectos para que la información comarcal no sea una excusa para romper los lazos que hemos tejido los españoles durante siglos.

No se trata de imitar el estilo de comunicación de los secesionistas. Basta con contar las cosas como son, en no negar la historia común, en juzgar a los políticos catalanes no por lo que dicen sino por lo que hacen, en explicar que el resto de España no es el extranjero, sino nuestro país. Porque la historia de Cataluña es la historia de España. Y la historia de España es la de Cataluña. Y en la lucha por mantener la buena convivencia no hay que descuidar ningún ámbito. Sobre todo el de la información local.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo