Tabarnia, una broma muy seria

Doscientas mil personas, según la organización, la entidad cívica Plataforma por Tabarnia, se han concentrado el el centro de Barcelona para asistir a la ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova y a la manifestación organizada por Plataforma por Tabarnia. La Guardia Urbana de Ada Colau, que no ha apoyado esta convocatoria, ha cifrado la asistencia en 15.000 personas.

Pero por encima de la guerra de cifras lo que queda claro es el éxito de una movilización de una iniciativa, la de Tabarnia, que comenzó como una broma, y que poco a poco está calando entre el constitucionalismo catalán.

El objetivo de esta movilización era protestar por el desafío secesionista y mostrar la voluntad de los asistentes de fortalecer la unidad de España. Y ese objetivo se consiguió con una escasez de medios notable. El portavoz de Tabarnia, Jaume Vives, tuvo que dar el discurso en el techo de una furgoneta, y en el monumento a Rafael de Casanova solo había una modesta tarima en la que solo cabían tres personas.

Tabarnia es una región imaginaria que agrupa a las comarcas más cercanas a las ciudades de Barcelona y Tarragona, que votan mayoritariamente a partidos no secesionistas y que cuentan con la mayoría del PIB catalán.

Y esta noción está consiguiendo poner muy nerviosos a los partidos secesionistas. Ayer fueron quince mil personas, pero la próxima vez pueden ser muchas más.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo