Sostiene Javier Toledano

Es evidente que entre nosotros, los catalanes, el bilingüismo es el “hecho diferencial” que conviene cultivar: es libertad y fraternidad. Leo el último libro de Javier Toledano, “Demens Catalonia” (Biblok), un autor de varias novelas y alguna pieza teatral que ahora publica un “breviario clínico del nacionalismo en 125 electrochoques”. Es divertido y de recomendable lectura. El buen humor inteligente nos ayuda a vivir y soportar del mejor modo lo intolerable. Y esto, no se olvide, facilita llegar a deshacernos del yugo de la opresión.

Para evitarse problemas, son pocas las familias que reclaman el bilingüismo que marca la ley para la educación y que es sistemáticamente vulnerado. Con cinismo, las autoridades hablan de la gran aceptación social de la inmersión lingüística, “un modelo de éxito”. Pero, tarde o temprano, habrá un retorno a la realidad. Toledano sostiene que la emersión se impondrá a la inmersión. Y la emersión no es más que la salida a la superficie de lo reprimido, la epifanía de algo o de alguien con que no se contaba.


Puedes colaborar con elCatalán.es para que siga con su labor de defender la Cataluña real, la Cataluña que quiere formar parte de una España democrática, participando en la campaña de crowdfunding, aquí tienes los detalles. O comprando el libro ‘La Cataluña que queremos’. Aquí, más información.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo