Somos asín, señoría

“Es que vosotros con hablar en catalán ya hacéis oposición” fue lo que en una reunión en Madrid en inicios de los 70 me dijeron unos buenos amigos militantes de izquierdas varias. La lengua y el tesón de conservarla aparecía como un gran trabajo y por tanto (con la “visión heroica” tan querida por algunos catalanes en cuanto a inflar persecuciones para agrandar su martirio) pensaban que con ello ya hacíamos trabajo contra la dictadura.

Visto muchos años después da cierta risa. Yo, nacido en Barcelona, había aprendido a hablar catalán hacía poco tiempo, ya mayor y en el servicio militar, enviado a disfrutarlo en el Pirineo como regalo a algunas cosillas que aparecían en la ficha del SIM (Servicio de Inteligencia Militar), continué practicando.

De pequeño y adolescente los niños nos segregábamos en los que entendían o hablaban catalán y los que no, sin acritud, seguramente por atavismo de los que ya les decían que eran diferentes. Los que no sabíamos, pues no sabíamos y punto.

¿Por qué toda esta perorata?, pues me viene a la cabeza esto dicho y otras muchas cosas, ahora cuando escucho con mucho tiempo de dedicación a los catalanes que están en el juicio del “proces”, imputados y testigos.

Me llama la atención y estoy convencido que algunos hacen auténticos esfuerzos para que se note que tienen más dificultades de las reales para expresarse en castellano o español. Algunos usan unos vocablos y unas construcciones de frases realmente curiosas, algunos no saben más.

Claro que si uno pone atención estos errores también los capta en algunos anuncios y también en versiones al castellano de alguna película, lo que a veces me hace sonreír pensando que se habrá entendido de una frase mal construida o con palabras mal escogidas.

El escaparate del juicio para defender la inmersión lingüistica es un tiro en el pie. Salvo alguno de ellos, gente con una o más licenciaturas y algunas maestrías diversas (me refiero a eso que vulgarmente llamamos master) su ejemplo es simplemente nefasto.

Claro que alguno nos engaña a conciencia, muchas veces oímos forzar los “Garsia, Fernandes, Gonsales” y otras boberías para marcar terreno y a poder ser de paso molestar, ya que están haciendo mención a los nombres más comunes en Cataluña. Por cierto, como en el resto de España.

Pero hay más lecciones en el juicio. Por ejemplo, nos están dando un master de mala educación confundiendo la firmeza en defensa de unas supuestas convicciones en una parodia.

La forma de mirar pretendidamente desafiante, ¿a quién? La formulación de protestas o rechazos a alguna pregunta, o incluso el lenguaje gestual. Uno no acaba de entender como el normal deseo de mostrarse digno, en una situación obviamente difícil para quienes de la bravuconada han hecho norma, se pierda en no saber ni mantener la compostura.

La inapreciable ayuda les llega ahora con los testigos. Un ‘magnífico’ Tardá recriminando a la abogada del Estado por no saber que Jover en catalán es “Juve” espetándole que se esforzaba poco.

O Rufián con su particular puesta en escena de sacar pecho pato para disimular que está, lo tienen los señoritos, para los cafeses. Nuria de Gispert se pretende fiel a aquella foto en un diario, vestida de hada madrina. Y claro, es más creíble como la ceñuda Cruela que pretende que la gaditana jefa de la oposición se vaya a su pueblo.

Los testigos de CUP no cuentan en este rollo, pero alguien debería decirles que una norma estética que siempre ayuda es llevar los zapatos limpios cuando vas de visita. Y de Dante Fachin imposible decir nada més acertado que como él se declara: “precario”.

Pues ya ven, la lengua como espada, daga, porra o lanza. Y poco más, lo demás es mentir con una cobardía inaudita, entendemos todos que quieren salvar el culo y el resto del cuerpo también, claro.

Pero, aunque ahora kilos de opinadores expliquen en un relato inverosímil lo que ocurrió en Cataluña los aciagos septiembre y octubre del 2017, basándose de manera interesada en detalles de interrogatorios y respuestas en defensa o en ayuda, no hagamos mucho caso.

Pasó lo que pasó, mucha gente se enemistó, incluso hermanos o padres hijos y nietos. Y siguen. Mucha gente tuvo miedo, mucha creyó de buena fe que embarcaban en primera para llegar a Ítaca, otros contaban los plazos de hipoteca o letras de coche que solucionarían, pidiendo plaza en chiringuitos creados con la efectividad clientelar jamás vista y otros, cabizbajos, bajaron de la noria de los Pujol, Más, Puigdemont y Torra para dedicarse nuevamente a sus labores.

Los que vemos cada día son algunos de los culpables, hay más muchos más por malicia, por maldad, por vanidad, por complicidad vergonzante, por soberbia, por…

Señoría, son así, no es por su lengua, no es por mi lengua, la lengua es inocua, lo peligroso es la maldad que en ella, o en cualquier otra, se expresa.

José Luis Vergara. marzo 2019


Puede comprar el último libro de Sergio Fidalgo ‘Usted puede salvar España’ en este enlace de Amazon y en la tienda on line de La Casa del Libro. Y ‘El hijo de la africana’, de Pau Guix, en este enlace de Amazon.


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.