Si los Mossos no actúan, el deterioro social será irreversible

Ayer se hizo público que a Josep Ramon Bosch, ex presidente de Societat Civil Catalana, le dejaron en el buzón de su domicilio un mensaje muy inquietante: la esquela de su abuelo, fallecido hace varios años, para ‘advertirle’ de lo que le podría pasar si persiste en su actitud crítica hacia el secesionismo.

A pesar de ser un ‘aviso’ anónimo queda clara la intención, dado que en los últimos meses Bosch ha sufrido actos vandálicos en su domicilio en Santpedor y mensajes amenazantes por parte del separatismo de su comarca de residencia, situada en el centro de Cataluña.

Este ‘caso aislado’ se une en las últimas horas a una agresión con bates de béisbol a un ciudadano que quitaba lazos amarillos en Sant Julià de Vilatorta, también en la Cataluña central; a un enfrentamiento en un partido del Reus de hockey sobre patines entre radicales separatistas y una persona que les reprochó que cantaran ‘Puta España’; a un ataque vandálico a la sede del PP en Mataró…

Los ‘casos aislados’ de radicales secesionistas que campan a sus anchas siguen aumentando en toda Cataluña. O los Mossos d’Esquadra controlan la situación y detienen a estos vándalos, o el deterioro de la convivencia puede llegar a un punto de no retorno.

O la policía protege a los ciudadanos, o los ciudadanos acabarán recurriendo a otros métodos. Y eso sería la ley de la selva. Bien harían los Mossos d’Esquadra en empezar a controlar la violencia que los secesionistas están utilizando antes que se generalice.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo