“El separatismo modela el pasado para explicar el presente y preparar el futuro”

 

Óscar Uceda es el presidente de la Associació d’historiadors de Catalunya Antoni de Capmany, una entidad cívica que intenta agrupar a los historiadores que desean dedicarse solo a profundizar en su oficio, sin las ínfulas de propaganda de la historiografía subvencionada por la Generalitat.

¿Por qué el nombre de Antoni de Capmany?

Es un referente, un historiador catalán de finales de siglo XVIII y principios del XIX que marcó los albores de la historiografía catalana contemporánea. Antoni de Capmany fue además diputado en las Cortes de Cádiz.

¿Cuál es el principal objetivo de la asociación?

El conocimiento y difusión de la realidad pasada de Cataluña, sin más. Dejando de lado toda influencia política de cualquier tipo que puede desviarnos de nuestro complejo objetivo. Somos una plataforma transversal de historiadores que nos debemos al oficio. Así de sencillo.

¿Por qué el nacionalismo tiende a reescribir la historia?

Todo nacionalismo intenta reescribir la historia por definición porque la realidad pasada rara vez acompaña a un proceso de construcción nacional y de consolidación de un ideario colectivo épico. La realidad es mucho más cruda y compleja para que un movimiento básicamente romántico y sentimental se sienta a gusto. Por eso modelan el pasado para explicar el presente y preparar el futuro.

Entidades como el Institut Nova Història dan conferencias continuas por toda Cataluña. ¿Está calando su versión de la historia de Cataluña?

Creo que sí, y me consta que cada vez preocupa más entre los historiadores académicos sea cual sea su orientación política. Deja por los suelos investigaciones profesionales, con años de archivo y análisis histórico. Desvirtúa nuestra ciencia. Son a los historiadores lo que los curanderos a los médicos.

¿Se puede decir que los secesionistas dominan la historiografía oficial en Cataluña?

En parte, y por un tema de recursos y apoyo del poder político. En cualquier sociedad occidental avanzada, el Institut Nova Història se quedaría en el frikismo, con la misma valoración académica que puedan tener los defensores de los antiguos alienígenas. Lo insólito es que han recibido premios de ERC y la aprobación  de importantes miembros del poder político como Jordi Pujol, Josep Rull, Ramon Tremosa y un largo etcétera. Cuando estas corrientes de historiadores amateurs de historia conspirativa y paranoide tienen el apoyo del poder los resultados son siempre desastrosos y sus objetivos peores.

Víctor Cucurull, Jordi Bilbeny… ¿les considera historiadores?

En absoluto. Bilbeny no es historiador de formación ni utiliza el más mínimo método científico para la elaboración de sus teorías. Cucurull creo que sí y para desgracia del oficio, pero no hay un trabajo real de investigación rigurosa detrás de sus ocurrencias cargadas de xenofobia, ultra nacionalismo y un preocupante síntoma de inferioridad frente a los referentes históricos hispanos.

El rector de la Universidad de Lleida, Roberto Fernández Díaz, ha sufrido cierto acoso. ¿Cree usted que es por su condición de historiador sin más, sin la etiqueta de “nacionalista”?

Es posible pero yo no soy quien para afirmarlo. Roberto es uno de los mejores historiadores españoles del momento, discípulo de Pierre Vilar y Ricardo García Carcel, autor prolífico del XVIII catalán y Premio Nacional de Historia. Tal vez su obra estaría mejor valorada y recompensada por el poder si fuera menos científica y más patriótica, pero Roberto ama demasiado a Clio para alejarse de la ciencia.  Pero esa es solo mi opinión.

¿Los historiadores que no comulgan con el separatismo tienen las mismas posibilidades de progresar en su carrera académica en Cataluña que los nacionalistas?

Sinceramente no, es más fácil si te arrimas a los postulados nacionalistas. Al fin y al cabo, la Generalitat es quien financia las universidades catalanas en su mayor parte, quién dispone de los recursos y los reparte. Curiosamente, conozco a un buen puñado de historiadores que se han quedado fuera, y no son nacionalistas precisamente.


Si quiere colaborar para que elCatalán.es sea un diario digital que defienda a la Cataluña real, aquí tiene la información de la campaña de crowdfunding.

 

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo