Respeto al jefe

Todos y cada uno de nosotros sabe lo que es ir a hablar con el jefe y lo que conlleva. Lo digo con garantías de que, quien no lo haya disfrutado en el ámbito laboral, habrá cubierto ese rol con una figura paternal.

Pero, sea como fuere, ya sean profesionales o familiares, en cualquier relación entre una persona y su “superior” lo que debe primar siempre es el respeto mutuo.

No digamos sí, al referirnos a una jefatura, ésta lleva implícita la representación de algo muy grande que está por encima de una familia, una empresa, una comunidad de vecinos, una peña de petanca, una colla sardanista o la agrupación lacista de un determinado barrio.

Personarse ante todo un símbolo, con el alcance mundial que ya le gustaría tener en un uno por ciento a muchos, que ejerce de forma sobresaliente como máximo representante de España, debe considerarse un momento de gloria para el que tiene el honor de ser recibido y atendido por Su Majestad el Rey Felipe VI.

Hacer el ridículo y hablar en voz de todos los catalanes, como nos tienen acostumbrados los fanáticos, ante una persona que, tanto humana como por su capacidad, deja a toda la chusma separatista a la altura de la suela del zapato, estando éste pringado con deposición canina, no nos lo merecemos la mayoría aun cuerda de catalanes que defendemos la legalidad constitucional.

Decir chorradas que no vienen al caso, siendo irrespetuoso con la institución que ha tenido la deferencia de recibirte, es una demostración de que además de fanatismo, odio y postureo, hay una clara falta de decencia y educación.

Por eso conviene resaltar, en estos momentos de ronda de contactos del monarca con partidos políticos, que pese a la vergüenza ajena que nos pueda generar el comportamiento de algunos, los catalanes tenemos rey.  

Con todo el orgullo, respeto, lealtad y cariño, como catalán que soy, le digo a esos payasos que no desaprovechan ningún momento para hacer su show paranoico que: YO SI TENGO REY, FELIPE VI.

Por Javier Megino


‘50 hazañas de TV3’ es el último libro de Sergio Fidalgo, en el que ofrece 50 ejemplos que demuestran las malas artes de una televisión pública que se ha convertido en una herramienta de propaganda en manos del secesionismo. Insultos al Rey, faltas de respeto a líderes constitucionalistas, manipulaciones informativas... Se puede comprar en este enlace de Amazon. Si lo quieres dedicado manda un correo a edicioneshildy@gmail.com y pregúntanos como pagar.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: SERGIO FIDALGO.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: elcatalandigital.es@gmail.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.