Hay que respetar a nuestras Fuerzas Armadas

El ministerio de Defensa, como es tradicional cada año en diversos acuartelamientos de todo el país, organizará el 23 de septiembre una jura de bandera para civiles en Figueres, en el Castillo de San Ferran. Los medios secesionistas ya comienzan a destacar que se celebra una semana antes del 1 de octubre, como si hubiera una relación de causa-efecto, cuando es un acto que se organiza periódicamente y desde hace años.

El Ejército, como garante de la soberanía nacional, lleva años sometido a presión y a ataques continuos por parte del secesionismo. Cuando no se cuestiona el que hagan maniobras en parte del territorio nacional, se les intenta expulsar de los salones dedicados a la formación o al empleo que se celebran en Ferias de ciudades como Barcelona o Lleida.

Los separatistas no valoran que los soldados estén repartidos en medio mundo colaborando en tareas humanitarias o que la Unidad Militar de Emergencias haya prestado servicios impagables a la sociedad española, y por ende a la catalana. A muchos secesionistas lo que les molesta no es el “militarismo”, sino la bandera constitucional que llevan bordada en sus uniformes.

Sobre todo cuando en momentos de extrema gravedad, como los que estamos viviendo en Cataluña tras los atentados de Barcelona y Cambrils, el Ejército y su experiencia en combatir el terror es más necesario que nunca.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo