“Quizás los fascistas del presente se hacen llamar así mismo antifascistas”. Carta de Miguel Martínez a Ada Colau

Carta de Miguel Martínez Velasco a Ada Colau Ballano

Estimada Ada Colau,

Vivimos en un momento de retroceso ideológico cuando no se habla de los verdaderos problemas del siglo XXI, robótica, privacidad y derechos en Internet y redes sociales mientras cada vez habéis puesto más de moda que nunca conceptos anacrónicos como el nacionalismo del siglo XIX y el populismo de principios del XX.

Usted representa ese populismo/postcomunista, inculto y sin argumentos que ahora ya son los restos de la chatarra soviética anhelada por cuatro teóricos que se refugian en cuatro títulos académicos más devaluados que los bolívares. ¿De qué sirven algunos títulos, carreras o másters? De nada, en la era de Internet.

Vosotros que sois tan “modernos” explicáis que los títulos de nobleza y reales son anacrónicos. Quizás vuestras titulaciones académicas también sean papel mojado, más cuando van acompañados de una falta de valores humanos. La mayoría de los políticos de hoy en día, en particular los más jóvenes y sobretodo en los partidos nacionalistas y populistas, tengan o no currículums falseados están sobretitulados, les faltan aptitudes, les faltan conocimientos, pero sobretodo les falta sabiduría.

Usted o Gabriel Rufián, entre otros, son el perfecto ejemplo de personas que en el sector privado tendrían serios problemas para encontrar trabajo, sin embargo, viven a placer a costa del contribuyente español.

No solo eso, su ignorancia, convertida en prepotencia hace que encima se permitan el lujo de explicar la Historia, sin ni siquiera saber nada de ella. Usted insultó al Almirante Cervera que murió en 1909, llamándole ‘facha’ cuando el fascismo lo creó Mussolini en 1919.

Le regalaré señora Colau la definición de fascismo: “La exaltación de valores como la patria o la raza a través de la propaganda y la mentira, para mantener permanentemente movilizadas a las masas, lo que ha llevado con frecuencia a la declaración de disturbios y a la opresión de los que no piensan igual”.

Vaya señora Colau, esta definición se parece más al populismo y al independentismo que usted defiende, que lo que dice usted estar combatiendo. Quizás es que los fascistas del presente se hagan llamar así mismo los antifascistas.

no recibe subvenciones de la Generalitat de Catalunya ni de otros organismos públicos.
Si quieres leer nuestras noticias necesitamos tu apoyo.

DONA

Recibe las noticias de elCatalán.es en tu correo